www.gacetadeprensa.com

Nuestra responsabilidad internacional (Parte II de II)

Por Tracy L. Barnett/ Fuente: www.investigacion.org

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
Si deseamos realizar nuestra misión de cooperación periodística en beneficio del público al que servimos, los periodistas que trabajan en Africa, en Indonesia o en México no pueden seguir siendo seres anónimos o estadísticas sin rostro. Ojalá nunca suceda, pero ha llegado el momento de preguntarnos qué hacer si un miembro de IRE o de una organización asociada a IRE utiliza las técnicas que enseñamos y termina en prisión o muerto a causa de su trabajo.
"Cada vez vamos a tener más investigaciones que conduzcan a otros países", dijo Kaplan. "Dado lo que sucede hoy en día en el mundo, parecería miope no pensar de una manera más global".
Kaplan es un antiguo miembro de IRE y a lo largo de los años ha colaborado con periodistas de otros países, a quienes adjudica una parte importante del éxito en sus propios reportajes sobre temas como las sectas y las organizaciones criminales internacionales.
En su opinión, "debemos unir nuestras voces a las del Comité para proteger a los periodistas (CPR) y las organizaciones de derechos humanos, para exigir que se proteja a nuestros colegas y que quienes los hostigan o asesinan sean llevados ante la justicia. No hacerlo resulta el peor tipo de etnocentrismo". Si bien Lindsay ha apoyado los esfuerzos por proteger a los periodistas perseguidos en otros países, también adoptó una posición cautelosa al añadir que IRE debe analizar cada situación relacionada con esas agresiones.
El año pasado Ying Chan, reportero del diario New York Daily News y miembro de IRE, presentó una demanda por difamación junto con un colega de otro país. Lindsay, quien era entonces presidente del comité internacional de IRE, se inclinó por asumir una posición a favor de ambos periodistas.
"En ese caso se trataba de un miembro a quien conocíamos, quien tenía buenos antecedentes, y yo apoyé con entusiasmo ese tipo de actividad", dijo Lindsay. "En (el caso que se discutió en) Phoenix yo no conocía los antecedentes del reportero. Sería irresponsable hacer una declaración general y decir que IRE va a defender a los periodistas de todas partes sin conocer las circunstancias".
Al igual que otros que se muestran reticentes a apoyar a capa y espada a los periodistas en peligro, Lindsay es reacio a relacionar a la organización con técnicas periodísticas corruptas. Mencionó el caso de los periodistas estadunidenses que se coludieron con la CIA en el pasado.
"Pienso que la decisión debe ser en función de cada situación", dijo Lindsay. "No estoy dispuesto a asumir que no existe el mal periodismo".
Bo Andersson, quien preside Gravande Journalister, la versión sueca de IRE, no considera que hablar a favor de los periodistas en peligro contradiga el papel eminentemente educativo de la organización.
"No pensamos que estamos haciendo política cuando luchamos por la apertura, por la democracia, por la libertad de expresión", dijo. "Estos son asuntos periodísticos, y nos tenemos que involucrar en ellos".
Bo recordó el caso de la periodista irlandesa Veronica Guerin, quien fue asesinada en su país en junio de 1996, presumiblemente debido a sus reportajes sobre corrupción. A las pocas horas de conocerse la noticia, el comité ejecutivo de Gravande Journalister envió una carta al gobierno irlandés para deplorar la muerte de Guerin y exigir una investigación completa. Además, los periodistas suecos se comunicaron con la Unión de Periodistas de Irlanda para determinar si podían colaborar de otra manera. Hasta el día de hoy, Bo se pregunta si su organización pudo o debió hacer más.
"Podríamos habernos puesto en contacto con IRE para organizar un equipo de periodistas de todo el mundo que terminara el trabajo de Veronica en Irlanda", dijo Bo.
Tanto él como otros periodistas internacionales de varios países, incluyendo Estados Unidos, consideran que ha llegado el momento de que IRE adopte una actitud más activista, lo cual podría poner a la organización en un contacto más estrecho con sus raíces. "Ustedes tienen una responsabilidad; ya lo hicieron en 1976, y fue la razón por la que se fundó la organización", dijo Andersson. "¿Por qué no lo pueden hacer una vez más?".
William Orme, director del Comité para Proteger a los Periodistas, opinó que "IRE está entrenando a la gente para hacer un trabajo que en muchos países puede llevarlos a prisión o hacer que los maten, y es importante no perder eso de vista. Impartir conocimientos e incluso aportar recursos técnicos no es más que una parte del trabajo".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios