www.gacetadeprensa.com

AL FINAL DEL TÚNEL… SI HAY VOLUNTAD… SIEMPRE HABRÁ UNA SALIDA

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
Haciéndome eco día a día de un sinfín de oscuras noticias acerca de tigres celtas; de malos augurios y profecías catastrofistas sobre España y el euro… sólo puedo gritar a los cielos “¡Dios quiera que no sea necesario que seamos intervenidos por la UE o cualquier tipo de Organismo internacional...!”.

Toco madera para que no tengan que intervenir o rescatar el sistema financiero español. Sería una intervención que realmente ahogaría aún más las expectativas de los jóvenes profesionales de entre 25 y 35 años, y posiblemente las de los próximos nuevos profesionales que se incorporen al mercado laboral español bajo el paraguas de la conocida como “generación Y”.
Haciéndome eco día a día de un sinfín de oscuras noticias acerca de tigres celtas; de malos augurios y profecías catastrofistas sobre España y el euro… sólo puedo gritar a los cielos “¡Dios quiera que no sea necesario que seamos intervenidos por la UE o cualquier tipo de Organismo internacional...!”.

Toco madera para que no tengan que intervenir o rescatar el sistema financiero español. Sería una intervención que realmente ahogaría aún más las expectativas de los jóvenes profesionales de entre 25 y 35 años, y posiblemente las de los próximos nuevos profesionales que se incorporen al mercado laboral español bajo el paraguas de la conocida como “generación Y”.

Pensábamos que España podría haber aprendido de su historia, pero todos los hechos que se van desencadenando día a día… nos hacen presagiar que no.

Es notorio que ciertos colectivos claman porque José Luis Rodríguez Zapatero (al que por cierto pocos ya en León reconocen haber votado), sea lanzado a la pila de algún pueblo, o sea enviado envuelto en papel de regalo con un lazo rojo a Marruecos, como presente navideño para quiénes Zapatero, considera sus grandes aliados, y que se hacen llamar “administradores” de una antigua provincia denominada “el Sahara español”. Provincia de la que él reúsa y pretende olvidar. Esa provincia en la que en antaño muchos españoles construyeron su futuro bajo nuestra bandera nacional.

Se presume necesario que surja algún estamento político valido que ponga orden y concierto en tal desorden. Es necesario que renazca un nuevo ordenamiento político, sea del signo que sea, que pueda hacer los ajustes necesarios para mantener a España como aquel país que alardeaba de si disponía de mayor o menor poder adquisitivo que otras potencias y países de gran tradición de su entorno dentro de la Unión Europea (UE).

Es necesario consolidar a España como un país serio dentro de la UE; y no como un conjunto de nacionalidades que, como hace poco, el Papa Benedicto XVI definía como “un país de contrastes dramáticos”.

Es más necesario que nunca que la Sociedad española haga los deberes y gane en competitividad y productividad; como otros países considerados hoy como el núcleo de la UE. 2 Al final del túnel… si hay voluntad… siempre habrá una salida
Sólo con tasas del PIB superiores al 2,5% se podrá recuperar el consumo, y por ende, reiniciar el motor de nuestra economía, y así poder reducir esas preocupantes tasas de paro que mensualmente son publicadas en una cuestionada EPA.

No estaría mal que se acabara con el stock de viviendas que se acumulan en auténticos cementerios inmobiliarios, construidos por "amiguetes" como el pocero, ávidos de poder y dinero fácil. Hay que querer estar ciego para no darse cuenta de que esos inmuebles, lo único que provocan es servir de lastre para una maltrecha economía que, aún hoy, se adolece de los efectos de una burbuja inmobiliaria descontrolada, con tasas de revalorización que llegaron a cifras de en torno al 12%.

Toda esta situación ahora lastra a bancos y entidades financieras que financiaron muchas de las operaciones inmobiliarias. Las mismas entidades que se dejaron llevar por la abundante liquidez del mercado financiero, provocando que bajaran la guardia y dejaran de percibir un riesgo que hoy ha florecido.

La atmósfera que nos rodea es muy preocupante y puede ocasionar que todo nuestro sistema financiero termine en un inevitable default.

Los inversores, a los que les preocupa su dinero, no se fían del sistema financiero español. Es por ello que estamos llegando a diferenciales a 10 años entre nuestro bono y el referente alemán de casi el 6%, situándose nuestra prima de riesgo en los 244 puntos básicos. La capacidad de pago a corto plazo de España está cuestionada. Hoy el diferencial del bono español a 2 años con el alemán se pagaba por encima del bono a 10 años. Los inversores perciben un elevado riesgo de que nuestro país incumpla sus compromisos de pago de la deuda a corto plazo.

Para lograr ajustarse al plan de reducción del déficit público al que el gobierno de Zapatero se ha comprometido se hacen necesarias reformas contundentes. No sólo en lo económico, sino también en lo social.

Aunque no guste socialmente, económicamente el ahora tan famoso "despido" ha de resultar aún más barato y flexible de lo que el gobierno se ha comprometido que sea. Sólo así las empresas podrán adaptarse a cada momento dentro del ciclo económico; del presente y de todos los que estén por llegar. Es necesario que ningún profesional se vea privado de ser contratado de manera estable porque el empresario recele de un tipo de contratación que le pueda suponer el pago compensatorio de abusivas sumas de dinero. 3 Al final del túnel… si hay voluntad… siempre habrá una salida
Estos vestigios de tiempos pasados no introducen eficiencia y productividad en el mercado laboral. Provocan un comportamiento bipolar de los empleados. Para quiénes logran antigüedad en sus puestos de trabajo, supone disfrutar de auténticos privilegios y una garantía de estabilidad con el paso de los años, que hace que decaiga su productividad. Mientras que para el resto de trabajadores que son contratados de manera temporal, supone que estos nunca lleguen a implicarse e involucrarse dentro de su entorno laboral dando “el todo por el todo”, poniendo trabas a su productividad.

Otro talón de Aquiles de nuestras clases políticas es la falta generalizada de liderazgo y preparación. USA, Chile y muchas otras naciones son el espejo de países que disponen de una clase política culta y altamente preparada. Muchos altos políticos y gobernantes disponen de varias titulaciones universitarias y postgrados pertenecientes a prestigiosas Universidades y Escuelas de Negocio a nivel mundial. Es necesario que los más altos cargos políticos, además de destacar en la actividad de la cartera que vayan a representar (economía, fomento, sanidad, justicia, etc.) destaquen por sus conocimientos en humanidades y lenguas. No es permisible que un primer ministro de un país que se pretenda como referente, no pueda conversar con sus homólogos en corrillos informales donde en numerosos casos se alcanzan verdaderos acuerdos y surgen importantes coaliciones.

Igualmente, es crucial reformar las pensiones. Pero mucho antes hay que evitar incurrir en un gasto público corriente sin limitaciones, con el único fin de lograr un apoyo condicionado a corto plazo de una parte de la ciudadanía, de cara a las siguientes elecciones.

Hemos de concienciarnos de que los ingresos no sólo pueden provenir de subidas agonizantes de impuestos; sino que, el cada vez más exiguo presupuesto español debe ser distribuido e invertido con mayor cordura: gastar invirtiendo en políticas anticíclicas que dinamicen la economía y que generen riqueza.

Las Administraciones han de recurrir con mayor frecuencia a planes que promuevan las Asociaciones Público Privadas (PPPs) a la hora de financiar tanto los nuevos proyectos de infraestructuras, equipamientos y servicios públicos, como el mantenimiento de las ya existentes, con el fin de que estas inversiones generen el menor impacto posible sobre las cuentas y no computen como déficit público.

Sólo de esta manera podremos mantener el estado del bienestar que hemos gozado en las últimas décadas, y del que con tanto orgullo presumimos. 4 Al final del túnel… si hay voluntad… siempre habrá una salida
Es evidente que España no puede seguir endeudándose como hasta ahora lo ha hecho. Tampoco los mercados financieros están dispuestos a volver a permitir endeudamientos como los hasta ahora vistos. Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades gracias a créditos que los mercados nos concedían pero que en algún momento había que pagar.

Pedro Saldaña Alegre
Doctorando e ingeniero de Caminos, Canales y Puertos
Universidad Politécnica de Madrid
ETS de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos
Área de Economía y Financiación
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios