Guerreros de la información (Parte I, de II)

José Carreño Carlón // Fuente: www. etcetera.com.mx

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
John W. Rendon, de The Rendon Group -la compañía de Relaciones Públicas contratada por la CIA para promover globalmente la idea de invadir Irak y deponer a Sadam Hussein- se presenta -esto es textual- como un profesional que usa la comunicación para instrumentar políticas públicas y cumplir objetivos políticos corporativos. De hecho, así resume su papel en el campo de la comunicación: yo soy un "guerrero de la información" y un "gestor de percepciones". O administrador de percepciones. O manejador, o incluso manipulador de percepciones. Todas éstas podrían ser traducciones posibles de percepetion manager, como se llama Rendon a sí mismo y como se hacen llamar otros profesionales en la materia.

El perception management fue un concepto que siguió al más antiguo de news management, esto es, la gestión, administración, manejo o manipuleo de las noticias para influir en la cobertura informativa de los medios en favor de una fuente, actor o corporación. Esta función se apoya en diversas técnicas tendientes a imponerle un giro, un spin, a la información. Por eso se habla de spin control. Son, pues, técnicas para promover la imagen de los actores o las instituciones, pero no, en este caso, a través de la publicidad, los spots, los jingles, no, sino a través de la cobertura informativa, en los espacios de las noticias y como si fueran noticias.
Pero las cosas no acaban allí, sino que de ese casi centenario news management -la gestión o manipulación de las noticias- se pasó al concepto más amplio de perception management, que incluye las noticias, pero que abarca muchos otros campos, como la publicidad, las relaciones públicas, etcétera, en la medida en que se trata de manejar, de gestionar creencias u opiniones, con base en apariencias, si nos atenemos a la definición textual de perception (percepción) que hace el diccionario avanzado de Cambridge.

Así pues, el de gestor de percepciones (perception manager) es sólo un nuevo nombre para los profesionales de la propaganda, como lo plantean los autores del espléndido glosario Key Concepts in Journalism Studies.

En efecto con todos sus adornos, Rendon, el gestor de las percepciones en favor de la guerra de Irak, no es más que un propagandista con ese nuevo nombre, que parece también un tanto cínico. Y este autollamado "guerrero de la la información" -entre cuyas armas secretas está el de hacer pasar por información los mensajes propagandísticos- estaría aludiendo también, con este título que se confiere, al hallazgo de Pierre Bourdieu, quien describió a los medios informativos como los nuevos campos de batalla de nuestro tiempo.

Esta evolución profesional del propagandista al gestor de las noticias al gestor de percepciones se inscribe en una tendencia más amplia, global, de los medios de comunicación, que ha dado lugar a la elaboración de un modelo teórico, llamado precisamente así, modelo de propaganda (Propaganda Model) de los medios informativos, planteado originalmente por Edgard Herman y Noam Chomsky en su libro clásico de 1988, Manufacturing Consent, actualizado en 1994.

En 1995, Herman desarrolló el modelo en el libro Más allá de la hipocresía: decodificando las noticias en una era de propaganda. Y con esto no se trata sólo de ofrecer una guía bibliográfica mínima para ahondar en este tema crítico, sino también de destacar la calidad y la pertinencia de los foros de debate que promueven en esta temporada espacios universitarios como el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, con páneles tan actualizados conceptualmente como el titulado Propaganda y medios de comunicación, dentro del seminario Propaganda y publicidad en campañas electorales. Hacia la elección federal de 2006. (Felicidades por ello -y por su ingreso a la Academia de la Lengua, al director del IIJ, el doctor Diego Valadés y a los coordinadores del seminario, los doctores Lorenzo Córdova y Pedro Salazar.)
La premisa central del modelo de propaganda de los medios informativos, de acuerdo con Herman, es que el dinero y el poder penetran en los medios mediante el control directo o la influencia indirecta y establecen filtros que condicionan, alteran y con frecuencia distorsionan los flujos de la información.

De cinco filtros que mencionan Herman y Chomsky en su trabajo, tres se aplican puntual y textualmente al sistema dominante de la comunicación mexicana: tamaño, propiedad y orientación ilimitada a la obtención de ganancias por parte de los medios; la publicidad -abierta o encubierta- como fuente primaria del ingreso de los medios, y la dependencia, más allá de toda proporción en el caso de México, de los periodistas a las fuentes de poder político y de derrama económica.

En el Seminario de Investigaciones Jurídicas sostuvimos que el modelo de propaganda de los medios informativos, generado en la realidad estadounidense, se adapta con bastante facilidad al análisis del comportamiento de todos los medios mexicanos y de todos -todos- los actores involucrados en las campañas anticipadas para la elección federal de 2006. Todos están en el negocio del manejo de las noticias, de la presión por coberturas informativas favorables y todos han extendido estas funciones a las técnicas del manejo o la gestión de las percepciones del público, canalizando grandes fortunas a los medios para cumplir estas funciones.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios