El infoshow con cámara oculta: ¿investigación periodística o espectáculo? (Parte II, de II)

Mª Teresa Mercado Sáez // Fuente: www. saladeprensa.org

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
La gran mentira del corazón se emitió también en Tele 5 el jueves 21 de septiembre de 2001 y fue el espacio más visto ese día, superando a Cuéntame cómo pasó con un 26,7% de share y 4.230.000 espectadores. Ampliamente promocionado, se repitió en la misma cadena el sábado por la tarde siguiente. Su contenido fue comentado en todas las tertulias de radio y televisión españoles y recogido en la prensa diaria y semanal de información general. Resumiendo su contenido, El Mundo TV contrató a un actor desconocido para que se hiciera pasar por un joven en busca de fama que supuestamente había mantenido una relación con la con la cantante mexicana Paulina Rubio, novia de Ricardo Bofia Jr., ambos personajes habituales de la prensa del corazón. En un acto veraniego con periodistas del corazón, se lanzó el rumor intencionado, y algunos periodistas, que aparecen identificados con nombres y apellidos, dieron por buena la falsa noticia que apareció en los programas del corazón de todas las cadenas. Se mostraba cómo el actor sacaba provecho económico de su popularidad efímera acudiendo a varios espacios. Además, Montse Páez, supuesta amante de Ricardo Bofill, reconocía al actor en una de las imágenes grabadas con cámara oculta que había hecho montajes y que estaba acostumbrada a “vivir del cuento”.

Este reportaje iba a ser emitido por Antena 3 pero finalmente decidió no hacerlo. Según fuentes de la cadena, el programa se apartaba de la línea editorial de sus Especiales Informativos (El País, 20/09/2001). La cadena privada sí emitió Al Descubierto, presentado por Santiago Acosta, y definido por El Mundo TV como “programa que combina reportajes de investigación con un debate en plató basado en el tema central de los reportajes.
La realización de los reportajes se hace desde la perspectiva que proporciona un trabajo de investigación periodística con cámara oculta. Con estas técnicas, el programa saca a la luz los interrogantes más cuestionados de los temas actuales más polémicos. La polémica suscitada por los temas es la causa de los acalorados debates que tienen lugar en plató, dando la palabra a los 'descubiertos´ en cada caso, y enfrentándoles a los afectados y a un grupo de excelentes colaboradores” (Ángel Antonio Herrera, periodista y poeta, conocido por su trabajo durante varios años en Tómbola, y Javier Nart, entre otros).

Durante sus más de tres meses en antena se emitieron 18 programas en los que se trataron diferentes temas con una audiencia media de 22% de share. El primer reportaje de Al Descubierto, que sirvió de lanzamiento al programa el pasado 20 de marzo, fue el recordado y polémico “Escándalo en Miss España” que mostraba cómo la delegada de Miss España en Alicante y Murcia, María Elena Dávalos, cobró 27.000 euros (4.500.000 pesetas) para que una periodista infiltrada, Gema García Marcos, fuera elegida Miss Alicante.

El representante legal del concurso, José Manuel Gómez Aranda, denunció las imágenes por un presunto delito de falsedad y por otro contra la intimidad y el derecho a la propia imagen. Según Gómez Aranda, las grabaciones de Gema García podían afectar a las 52 candidatas a miss España, una de ellas era menor de edad, “al haberse podido realizar tomas mientras se cambian de ropa o se duchan”. Pedía el secuestro de las imágenes al juzgado de instrucción número 5 de Algeciras, que procedió a ello dos días antes de la emisión del programa. El Mundo TV envió las cintas a la juez encargada del caso que levantó la medida cautelar basando su decisión en la primacía del derecho a la libertad de expresión e información.

El reportaje se emitió en dos partes. La primera fue seguida por un 29% de la audiencia y 4.228.000 espectadores. La segunda alcanzó un 37,5% de cuota (5.538.000 espectadores), superando a la retransmisión del partido de Liga de Campeones en TVE1 y consiguiendo el mejor prime time del lustro en Antena 3, que fue líder del día, lo que no ocurría desde noviembre de 2000, según datos de GECA. En algunos momentos llegó a ser visto por más de siete millones y medio de espectadores, lo que significa que alcanzó puntas de audiencia superiores al 60%. El reportaje de Miss España tuvo una gran repercusión en todos los medios de comunicación. Incluso Tele 5, la cadena emisora del certamen de belleza, ofreció al día siguiente un improvisado debate especial en prime time moderado por Mª Teresa Campos sobre el escándalo destapado por El Mundo TV, ofreciendo las primeras declaraciones del presidente de la organización de Miss España, Andrés Cid.

Al Descubierto consiguió superar en audiencia a Sardá cuatro miércoles consecutivos, algo que ningún programa había conseguido en cuatro años. El miércoles 20 de marzo, la segunda parte del Escándalo Miss España superó a Sardá en 12 puntos de cuota de pantalla. La siguiente investigación, que revelaba las fraudulentas tácticas de una visionaria sevillana, convocó ante la pequeña pantalla a 3.279.000 fieles (24,9%); a Sardá le siguen 1.671.000 (21.9%). El 3 de abril, Acosta y su equipo ofrece una entrega dedicada a la estafa de conocidos curanderos. La investigación se centra en dos personas bien conocidas en el gremio: Carlos Jesús y Paco Porras: tres millones y medio de personas (26,6%) lo ven mientras Sardá, sólo cuenta con la atención de 1.671.000 espectadores (21.9%). El siguiente miércoles, acerca de las engañosas técnicas de los videntes telefónicos, obtuvo un 22,6% de share, (2.740.000 espectadores).

El programa fue perdiendo audiencia paulatinamente hasta llegar a registrar un 12,1% de cuota con el reportaje “¿Cuidamos de nuestros mayores?”, ofrecido el 15 de mayo. Ninguna de las emisiones posteriores consiguió superar el 20% de share –su mejor dato fue un 19,8% -, por lo que Antena 3 optó por no renovar el programa para la temporada siguiente.

En definitiva, a partir del éxito de audiencia de un reportaje de investigación dedicado a la prensa rosa que no trataba un asunto de interés social que desvelara un aspecto oculto y aportara alguna novedad a los espectadores, sino que sirvió de entretenimiento a los seguidores de la información del corazón, se creó un nuevo formato de infoshow basado en el uso de cámaras ocultas y el debate en el plató. Los recursos económicos y tecnológicos junto a las técnicas de la investigación periodística se dedican a realizar este tipo de programas de entretenimiento, en el caso de A corazón Abierto aprovechándose 'la fiebre rosa´ que parece haberse adueñado del país.

El motivo: sus cifras de audiencia frente a las de los reportajes de investigación. Sin embargo, no hay que olvidar que la investigación periodística no consiste sólo en emplear cámaras y micrófonos ocultos o adoptar falsas identidades para denunciar actividades simplemente poco éticas como es el caso de los montajes de la prensa del corazón. A nadie se le ocurrió denominar periodismo de investigación al programa de humor “Inocente, Inocente” y otros en la misma línea basados en el uso de las cámaras ocultas. Del mismo modo, parece adecuado que este tipo de programas orientados también al entretenimiento sean catalogados como espectáculo para no crear equívocos en el público y acabar destruyendo la credibilidad de los verdaderos espacios de Investigación periodística.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios