www.gacetadeprensa.com

Un informe de la Cruz Roja confirma el papel clave de los medios para salvar vidas en las catástrofes

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
Disponer de información y distribuirla correctamente en caso de desastre natural es una forma vital de ayuda, según la Federación Internacional de la Cruz Roja, que pone como ejemplo los programas de instrucción de Cuba ante los huracanes.
El pasado año los desastres dejaron un saldo de 250.000 muertos y 146 millones de damnificados, además de daños económicos que oscilan entre los 100.000 y los 145.000 millones de dólares.

El secretario general de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR), Markkus Niskala, ha señalado al presentar su informe anual sobre los desastres en el mundo que “la alerta temprana es el mejor ejemplo de que una información precisa y oportuna puede salvar vidas”.

Los datos ofrecidos por los expertos del FICR corresponden a 2004, y en ellos el caso de referencia es el del terremoto y posterior “tsunami” que el 26 de diciembre de 2004 asoló once países ribereños del océano Índico y mató a más de 225.000 personas.

Respecto a ese hecho concreto se indica que los científicos de la región disponían de tecnología para registrar el violento terremoto ocurrido frente a la costa de Sumatra, “pero carecían de medios para informar sobre lo que sucedería o lo que había que hacer”.

El documento recoge hechos concretos que subrayan que las iniciativas oficiosas dieron resultado donde las alertas oficiales fallaron y que así un residente de Singapur escuchó por la radio el impacto del “tsunami”, avisó por teléfono a sus familiares en la costa oriental india, y ello permitió evacuar y salvar a más de 3.000 personas.

En los casos de crisis crónicas, la información puede llegar a través de telenovelas o de emisiones radiofónicas. Así en Afganistán, una radionovela de la cadena británica BBC, “Casa nueva, vida nueva”, contribuyó a que “la gente cambiara de actitud y comportamiento sobre las minas terrestres y las enfermedades infecciosas”.

Otro caso de influencia de los medios de comunicación ha sido el de la hambruna de Níger durante este año, en donde se empezó a dar respuesta internacional una vez que la crisis de ese país acaparó los titulares de la prensa.

Cuba es otro de los casos destacados por el documento. Y es que en el país caribeño la instrucción sobre desastres forma parte del programa escolar, y todos los años se hacen ejercicios de evacuación antes de que empiece la temporada de huracanes. Señala que “en Cuba la gente sabe muy bien lo que hacer en caso de huracán gracias a la instrucción en las escuelas y los ejercicios anuales de evacuación, así como por la movilización de los medios de comunicación antes de que llegue el ciclón”.

Así, en 2004 el huracán Charley provocó la evacuación de 224.000 personas en Cuba y causó 4 muertos, mientras que Jeanne, a su paso por Jamaica, mató a 2.000 personas y no hubo alerta de evacuación.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios