www.gacetadeprensa.com

Decrece el porcentaje de libros en español en Estados Unidos

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
Las nuevas generaciones de hispanos prefieren el inglés al español
Las nuevas generaciones de hispanos prefieren el inglés al español
A pesar de que la población hispanohablante de Estados Unidos constituye el 14% del total, la venta de libros en español apenas representa el 3 por ciento. Esta escueta cifra responde al nivel cultural y al estatus social de la población hispana en el país norteamericano, la mayoría relegada al sector servicios y a un poder adquisitivo y cultural medio-bajo. El castellano sigue sin ganarle terreno al inglés como idioma de negocios y de política, y la opinión generalizada de la sociedad estadounidense es que no hay nada que merezca la pena leer en lengua castellana excepto el Quijote. Así al menos lo afirmaba la revista “Vanity Fair” en su número de febrero de 2003, cuando un lector preguntaba si debía aprender español. “¿Quién lo habla para que estés tan desesperado para charlar con esa persona? ¿Tu criada?”, fue la respuesta irónica de la publicación
Ante el escándalo que estas palabras provocaron en el público hispano, todas estas afirmaciones les costaron a sus editores la obligación de pedir una disculpa pública, pero no hacía sino reflejar una realidad importante en Estados Unidos. Y es que pese a que nadie es capaz de negar que aquel país habla, entiende y piensa en español, con más de 40 millones de habitantes hispanos, no es del todo cierto que en la sociedad convivan por igual las dos lenguas; todas las operaciones comerciales y científicas se hacen en inglés, mientras que el castellano queda relegado a posiciones muy secundarias.

Con este panorama, no es de extrañar que la venta de libros en español esté en retroceso. En 1999 se vendieron en EE UU, según el Grupo de Estudio de la Industria del Libro, casi 1.000 millones de ejemplares. En ese año, los datos de la Asociación Nacional de Publicaciones Hispanas contó 48 millones de libros en español vendidos, que habría representado alrededor de 300 millones de dólares. Es decir, casi un cinco por ciento. Sin embargo, un lustro después, en 2004, según datos de «Publishers-Weekly», los ejemplares en español constituyen apenas dos millones más, 50, entre 1.600 millones de libros vendidos, con lo cual no llega ni al 3%.

Las cifras relativas a la exportación de libros desde España a EE UU tampoco acaban por mejorar, más bien siguen bajando. En 2004, la Asociación de Gremios de Editores españoles valoraron en 20,39 millones de euros la importación de libros impresos de nuestro país a Estados Unidos. Un año antes, la cifra era de 22,4 millones de euros y, hace diez, de 14,38 millones. Después del salto, ahora parece detenerse el crecimiento.

El inglés parece haber hecho frente al español, aunque el ascenso del euro ha hecho lo suyo. El español Pablo Scarpellini, director adjunto del neoyorquino diario hispano “Hoy”, admite que para las nuevas generaciones de hispanos nacidas en Estados Unidos es un gran esfuerzo conservar el uso del castellano. “Viven en un ambiente en inglés, por lo que no les tira tanto comprar un periódico en español”. Sus lectores son de primera generación, interactúan con gente en español y sólo la mitad tiene estudios universitarios. Scarpellini no se atreve a poner fecha de caducidad al español, a pesar de que gran parte de los hispanos, nacidos y educados en Estados Unidos, utilicen más la lengua inglesa. “Mientras la pobreza no tenga fecha de caducidad en América Latina, el español tampoco la tendrá en Estados Unidos. El motor que les mueve es el hambre”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios