www.gacetadeprensa.com
Más allá de la Recesión: La Crisis de Contenido y los Lectores de Periódicos

Más allá de la Recesión: La Crisis de Contenido y los Lectores de Periódicos

Por Sergio Rego Monteiro / Fuente: www.revista-ideasonline.org

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
No obstante la distancia que me separa de la rutina diaria de las salas de redacción por estos días, mis amigos insisten en verme como periodista. Yo lo tomo como una de esas etiquetas que la gente le pone a uno y quedan pegadas como un tatuaje que solo puede retirarse mediante cirugía. Dado que no tengo intenciones de pasar por un hospital, he resuelto aceptar esa identificación e intentar explicar lo que a veces es inexplicable.
El otro día, alguien de una agencia de publicidad me pasó un estudio para que lo leyera. Se trataba de una encuesta realizada entre los lectores de periódicos brasileños, preguntándoles sobre su razón principal para comprar un periódico con preferencia sobre otros. Encabezando todas las opciones – de 1 a 10 – y alcanzando 6,20 figuraba "el diseño y cuidado en su producción".
Interesante.
Me hizo recordar mis épocas como periodista y me detuve en algunas reminiscencias. ¿Qué ha cambiado? En los periódicos en los que trabajé, la credibilidad era la locomotora que empujaba todo lo que hacíamos. ¿Puede ser que la credibilidad haya caído tan bajo?
El ejercicio me transportó hacia atrás en el camino de la memoria, a mis primeros días en la sala de redacción. Mi escritorio escondía una pesada Remington atornillada boca abajo a la mesa del escritorio y que aparecía como por arte de magia cuando estaba listo para trabajar.
El editor siempre estaba a mis espaldas, escudriñando cada nota que yo escribía con sus ojos de águila y haciéndome sentir diagnosticado como el paciente que pasa por un examen muy profundo y prolijo.
Toda posible inquietud o duda se discutía exhaustivamente y yo sentía que, en cualquier momento, la crónica podría ser sometida a otra rueda de interrogatorio ante el más ligero descuido, la más pequeña sospecha, o la traición de una mirada insegura.
Verdad. Respeto. Confiabilidad de la fuente. Yo tenía poco más de 20 años en esa época, y la cabeza llena de sueños. En las encuestas de aquella época, los periodistas rivalizaban con la Iglesia Católica en su admiración por la verdad, y su convicción de que la verdad era lo que salía de esos pesados dedos golpeando contra las teclas redondas de esas máquinas "guttemberguianas" retumbando con un sonido lo suficientemente estridente como para llenar cada habitación del lugar.
Volví a la encuesta que la agencia de publicidad me había pasado, buscando otros criterios y los puntajes que se le habían asignado. Encontré un sencillo 2,01 por ciento para la credibilidad, el más bajo entre muchos. Y yo pensé para mis adentros: ¿qué pudo haber pasado para hacer que tanto la Iglesia Católica – que no ha estado encabezando ninguna encuesta en lo que hace a tasas de aceptación estos días – y "mi" tipo de periodismo obtengan puntajes tan bajos, más bajos que cualquier nota que yo pudiera haberme arriesgado a sacar en el colegio bajo amenaza de un castigo ejemplar?
Coincidencia o no, mi anterior editor es ahora el propietario de una de las agencias de publicidad más grandes de Brasil. No sé por qué dejó él el periodismo – desencanto u otras ambiciones. Nunca le pregunté.
Pero volviendo al descrédito. La religión católica sufre del anacronismo de decisiones que escapan a la vida moderna y de la distancia que ha mantenido de su fieles, por no mencionar los sacerdotes involucrados en un acercamiento muy incómodo a los jóvenes, en los muchos casos de pedofilia informados.
Los periódicos, entretanto, han venido construyendo con insistencia su propia baja credibilidad. El efecto de los recientes casos de la soldado Jessica Lynch y del periodista del New York Times que fraguó entrevistas tuvo el efecto de las piedras cuando se tiran a un lago. Pero las ondas negativas llegan mucho más lejos que los mercados en los cuales suceden esos hechos, en especial si este mercado es un icono de la libertad de expresión, tal como los Estados Unidos.
El periodista brasileño Rosental Calmon Alves, ex colega mío en el Jornal do Brasil y actual profesor de la Universidad de Texas, en Austin, opina que la prensa Americana sufre una crisis de identidad respecto de su responsabilidad social, entendiendo por ello su llegada a la comunidad. En su opinión esto es parte de un proceso cíclico que termina siendo un proceso de reforma, un auto-análisis que conduce a los periodistas, ya sea a redescubrir su camino o a revitalizar el periodismo. Merval Pereira, editor de O Globo, un periódico brasileño, ha hablado del creciente descrédito al cual se relega al periodismo. En su opinión, parte de lo que está sucediendo con la prensa en los Estados Unidos se debe a los excesos patrióticos en su cobertura, junto con la creciente presión por mayores ganancias, que estarían perjudicando la libertad de prensa. Agrega que el "efecto Fox" creado por el partidismo confeso de Rupert Murdoch por el Presidente Bush termina contaminando la concepción entendimiento que existe sobre la imparcialidad de la prensa.
Puede parecer inapropiado hablar de contenido periodístico en un sitio Web destinado a cuestiones relativas al marketing de periódicos. Quizás debido a que el marketing nunca se ha entendido realmente como un servicio a los periódicos – una herramienta que aporta realimentación para guiar y ayudar a los editores a elaborar un producto mejor para los lectores.
Estamos en una crisis más vasta que la que producen los mercados recesivos con la limitación de los avisos que se publican. Estamos en una crisis del contenido que entregamos a nuestros lectores.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios