www.gacetadeprensa.com

La ética de callarse las noticias

Por John Virtue/ Fuente: www.pulso.org

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
¿Qué puede hacer un periodista cuando tiene información que se teme puede resultar en violencia o hasta en la muerte de algún inocente, si se divulga?
Edson Jordan, el director del servicio de noticias de CNN, reveló este mes que a través de los últimos doce años, la cadena tuvo conocimiento de asesinatos y complots por parte del régimen Irakí los cuales no divulgó para proteger a su equipo en Bagdad y a otros como, por ejemplo, a sus traductores.
Las revelaciones de Jordan, en la página de opinión del New York Times del 11 de abril, han suscitado un debate entre periodistas y académicos estadounidenses sobre la ética de autocensurar las noticias.
Jordan, que ha viajado 13 veces a Bagdad desde 1991, escribió: "Cada vez que visitaba, me molestaba más lo que veía y oía, cosas terribles que no se podían reportar porque haberlo hecho hubiera puesto en peligro la vida de algún Irakí, particularmente la de los que trabajaban con nosotros en Bagdad".
Jordan dijo que Uday, el hijo mayor de Saddam Hussein, le dijo en 1995 que tenía intenciones de asesinar a sus dos cuñados que se habían asilado en Jordania, así como al rey Hussein, que les había dado asilo. Jordan cuenta que le comunicó la amenaza al rey, y que éste la descartó. CNN no mencionó a los cuñados, que posteriormente regresaron a Irak fueron inmediatamente despachados.
"Si hubiéramos divulgado la historia", dice Jordan, "estoy seguro que hubiera respondido matando al traductor Irakí, que fue la única otra persona que estaba en nuestra reunión".
CNN tampoco divulgó que uno de sus camarógrafos irakíes había sido secuestrado y torturado por la policía secreta que trató, sin éxito, de obligarlo a que dijera que Jordan era el jefe de estación de la CIA en Irak.
Bill Kovach, el director del Committee of Concerned Journalists, dijo: "Probablemente haya habido decisiones estratégicas de negocios sobre la relación de CNN con el gobierno, pero esto me parece que es anteponer la ética de otros asuntos a la ética del periodismo: buscar la verdad y revelarla".
El comentarista Charles Krauthammer dijo que Jordan "claramente cambió la verdad por el aceso" para CNN en Irak. "Podía haber contado la historia sobre Uday... pero hubiera perdido el buró en Bagdad, y por eso lo hizo".
El diario Washington Post editorializó: "Si CNN deliberadamente mantuvo su cobertura insípida e inofensiva, eso explicaría porqué el régimen no parecía tan despiadado como en realidad era".
Frente a estas críticas de la cadena que más completamente cubre los eventos internacionales, Jordan negó que CNN hubiera comprometido su cobertura de Irak para mantener su buró allí. "La cúpula del gobierno irakí estaba tan disgustada con los reportajes de CNN que fuimos expulsados de Irak seis veces, cinco en años anteriores y una vez en el tercer día de la guerra".
Franklin Foer, editor asociado de The New Republic, dijo que las cadenas televisoras tienen que aceptar "acomodos increíbles" con los gobiernos para hacer llegar a sus reporteros y camarógrafos a los lugares de la noticia. "Yo argumentaría que las consecuencias de esos acomodos que hacen no ameritan cualquier verdad periodística que puedan haber sacado de Bagdad," dijo Foer en una discusión televisada con Jordan. "Al fin, CNN no hizo mucho más que divulgar la propaganda que Hussein quería dirigir a occidente".
Jordan replicó: "Creo que está claro, la historia está clara, CNN tuvo una relación muy, muy contenciosa con el régimen irakí.
Jordan envió un memorándum a los empleados de CNN en el cual explicó que, conociendo la brutalidad del régimen irakí, tenía tres opciones:
1. Nunca repetir las historias de los horrores.
2. Divulgar las historias en su momento, y como resultado, aceptar la muerte de gente inocente.
3. Divulgar las historias luego de la caída del régimen de Saddam Hussein.

"Yo escogí la tercera opción y no puedo imaginarme haber hecho otra cosa", escribió.
Yo, que he conducido talleres de ética en 14 países latinoamericanos y que pasé la mayor parte de mi carrera en una agencia de noticias que tenía más burós en distintos países que CNN, entiendo el dilema de Jordan. Cuando un gobierno expulsa a un reportero por causa de su trabajo, las consecuencias para el medio son menores. Pero cuando a una agencia o cadena se le cierra la oficina, las consecuencias son mayores.
Algunos críticos de Jordan dicen que CNN debía haber cerrado sus operaciones en Bagdad y haber hecho su reportaje de las historias de horror desde otra ciudad. Pero hubieran sido las últimas historias de horror que hubiera reportado hasta años después de los hechos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios