www.gacetadeprensa.com

Autores y editores se unen en la Feria del Libro de Francfort a favor de la libertad de expresión

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
La Feria del Libro de Fráncfort, la más grande del mundo en el sector, subrayó en su ceremonia de apertura su condición de plataforma cultural y política que la convierte en un acontecimiento que va más allá del estricto negocio editorial. En esta ocasión, la defensa de los derechos humanos y de la libertad de expresión ha tomado protagonismo, ya que tanto autores como editores se han unido en una plataforma de protesta recordando que todavía en el mundo se asesina, se amenaza o se encarcela a escritores o periodistas por expresar sus ideas.
Además del contexto político, nuevas secciones, como una dedicada a las librerías de viejo u otra consagrada al fútbol ilustrarán la nueva edición de la Feria de Francfort, que muestra la búsqueda de otros atractivos para los visitantes.

El nuevo presidente de la feria, Jürgen Boos, al hablar de las secciones recordó que, aunque el aspecto comercial de la muestra es importante, si éste fuera el único, en años anteriores no se hubieran podido crear focos de interés como el Centro del Cómic, que inicialmente cuestan dinero y no producen ganancias a nadie.

También el programa de países invitados, este año será Corea, o la subvención de la presencia de países que no podrían costearse su presencia en Fráncfort fueron mencionados por Boos como ejemplos de que la cita siempre ha sido más que un centro de negocios. Además de lo cultural, que se refleja en lecturas de autores, en discusiones y presentaciones de nuevos títulos, Boos recordó que en Fráncfort el aspecto político del libro siempre ha desempeñado un papel importante. “El libro siempre es político, el fomento de la lectura también tiene siempre un carácter político y apoyar la creación de redes de librerías en países que no lo tienen también lo es”, subrayó Boos. “Francfort no puede ser tan sólo una feria de negocios, ha de serlo de cultura, y ésta se halla amenazada y sometida en muchas partes del mundo, así que ha de ser también una feria política”, sentenció.

Las editoriales que exponen este año serán 7.723, entre ellas 210 españolas, frente a las 6.691 del año anterior. Más de 13.000 periodistas de todo el mundo cubrirán el evento, los países expositores bajaron de 110, en 2004, a 101, en esta edición, y el área de exhibición abarcará 168.790 metros cuadrados. Los libreros alemanes y los editores internacionales dieron una visión optimista de las perspectivas del negocio del libro aunque reconocieron algunas dificultades actuales. Así, en Alemania sigue preocupando la actitud reservada de los consumidores aunque se espera que este año pueda haber otra vez un crecimiento del negocio sobre todo gracias al impulso que se espera que le dé al mercado el nuevo Harry Potter.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios