www.gacetadeprensa.com

La periodista Judith Miller asegura no recordar quién le filtró el nombre de una espía de la CIA

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
La periodista del diario “The New York Times” Judith Miller, que estuvo en la cárcel 85 días por negarse a revelar la fuente que le filtró la identidad de una agente de la CIA, dice que no recuerda quién le dio el nombre de esa espía.
Miller, cuyo encarcelamiento es considerado una seria amenaza a la libertad de expresión en EEUU por parte de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y otras organizaciones, ha publicado su versión sobre sus dos testimonios en las pesquisas. "En mi testimonio dije que no creía que el nombre de la agente de CIA proviniera de Lewis Libby, jefe de gabinete del vicepresidente, Dick Cheney, en parte porque esa anotación no aparece en la misma parte de mi libreta de notas de una entrevista con él", destaca la periodista.

Miller compareció por segunda vez ante un gran jurado el pasado día 12 de octubre en calidad de testigo y no como sujeto de cargo, según ella.

El director ejecutivo de “The New York Times”, Bill Keller, señaló que Miller iba a comparecer para complementar su testimonio sobre las conversaciones que mantuvo con Libby.

El jurado, encabezado por el fiscal Patrick Fitzgerald, trata de determinar si existen fundamentos para iniciar un proceso judicial contra quienes hayan revelado la identidad de Valerie Plame como agente de CIA.

El revelar el nombre de agentes secretos es penalizado por la ley en EEUU y el esposo de Plame, el diplomático Joseph Wilson, denunció en 2003 que la revelación de la identidad de la mujer fue en represalia por críticas que él había formulado contra la política en Irak del presidente de EEUU, George W. Bush.

El caso ha salpicado a Karl Rove, el principal asesor político de Bush, quien compareció por cuarta ocasión la pasada semana ante el jurado investigador. Fuentes judiciales han señalado que Rove podría ser acusado judicialmente de participar en la revelación del nombre de una agente de la CIA y de perjurio y obstrucción de la justicia.

Sus abogados han señalado que Rove nunca fue parte de una campaña para desacreditar a Wilson.

Las sospechas de que la filtración de la identidad de Valerie Plame supuestamente provino de fuentes de alto nivel del Gobierno se basan en que su nombre fue publicado después que su marido criticara los alegatos de Bush de que el derrocado presidente iraquí Sadam Hussein pretendía comprar uranio enriquecido en Níger.

Miller, de 57 años, aseguró al jurado el 30 de septiembre pasado que aunque mantuvo conversaciones con Libby, no fue quien le dio el nombre de la espía estadounidense. "Dije que creo que esa información provino de otra fuente que no puedo recordar", asegura que ésa fue la respuesta que dio en su testimonio.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios