www.gacetadeprensa.com

Sale de la cárcel la periodista Judith Miller, después de tres meses en prisión por negarse a revelar sus fuentes

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
La periodista de “The New York Times”, Judith Miller, que fue encarcelada por negarse a revelar sus fuentes ante un juez en Estados Unidos, ha sido puesta en libertad tras acceder a testificar ante un gran jurado que investiga quien de la administración Bush filtró el nombre de la agente encubierto de la CIA, Valerie Plame.
Miller, que ha pasado tres meses en prisión, dijo en un comunicado que era puesta en libertad después de que su fuente, identificada por su periódico como Lewis Libby, jefe de personal del vicepresidente Dick Cheney, “voluntariamente y personalmente me liberara de mi promesa de confidencialidad relativa a nuestras conversaciones”.

Fue puesta en libertad del Centro de Detención Alexandria, a las afueras de Washington, después de que sus abogados y ella se reunieran en la cárcel con Patrick Fitzgerald, el fiscal del caso, para discutir su testimonio.

Fuentes legales dijeron que el testimonio de Miller parecía allanar el camino para que Fitzgerald concluyera su caso, que podría sacudir a la administración Bush, ya tambaleante por las críticas a su respuesta al huracán Katrina y la dimisión del líder de la mayoría del Congreso, el republicano Tom DeLay, tras ser acusado de conspiración. La filtración de la investigación ha afectado al máximo asesor político de Bush, Karl Rove, al igual que a Libby.

Miller, que fue enviada a prisión el 6 de julio aunque nunca escribió un artículo sobre el asunto Plame, dijo que sus abogados habían llegado a un acuerdo con Fitzgerald “sobre la naturaleza y el alcance de mi testimonio, que satisface mi obligación como reportera de conservar la fe con mis fuentes”.

Fitzgerald indicó este año que podría culminar su investigación una vez que obtuviera el testimonio de Miller y del periodista de la revista “Time” Matthew Cooper.

Cooper accedió a testificar tras decir que había recibido “el expreso consentimiento personal” de su fuente para revelar su identidad. Cooper dijo al gran jurado que Rove fue la primera persona que le habló sobre Plame, aunque Cooper dijo que Rove no reveló su nombre. Cooper dijo que también discutió sobre ella y su marido, el ex diplomático Joseph Wilson, con Libby.

El columnista Robert Novak fue el primero en revelar la identidad de Plame en julio de 2003, citando a dos altos cargos de la administración, poco después de que Wilson publicara un artículo de opinión en “The New York Times” acusando al Gobierno de tergiversar información sobre inteligencia en Irak.

El marido de Plame ha asegurado desde hace tiempo que la filtración estaba encaminada a desacreditarle por criticar la política de Bush en Irak tras un viaje financiado por la CIA para investigar si Níger había ayudado a suministrar materiales nucleares a Bagdad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios