www.gacetadeprensa.com

Los más de 100 millones de internautas chinos elaborarán la Historia de su país en la mayor enciclopedia del mundo

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
El país más poblado de la Tierra también es el que se propone abordar el proyecto más vasto de la trayectoria de Internet. China pretende “colgar” su Historia en Internet en la que sería la mayor enciclopedia del mundo. Para ello utilizará a los más de 100 millones de internautas con que cuenta el gigante asiático, que podrán volcar los documentos históricos que consideren oportunos en una página web similar al diccionario Wikipedia.
Tan monumental proyecto, auspiciado por la Asociación para los Estudios Culturales de China, abarcará desde el año 7.000 antes de Cristo hasta 1911, por lo que dejará sin cubrir dos periodos que resultan especialmente sensibles para el régimen de Pekín: la primera república, que duró hasta 1949, y el Estado comunista fundado a partir de esa fecha.

Este portal, www.china-cam.com, será como una especie de cubo en el que tendrán cabida todos los datos facilitados por el público, que luego serán debidamente ordenados, y también filtrados, por los controladores de la Asociación para los Estudios Culturales de China. Así, además de disponer de la información contenida en los más de 150.000 libros de Historia existentes en el país, la enciclopedia podrá verse enriquecida con innumerables documentos del pasado que pertenecen a ciudadanos particulares y a administraciones locales como aldeas y municipios.

No en vano, y tal y como recordó Lu Jun, el padre de la idea, “en China hay siete millones de profesores de Historia jubilados y una extensa red de bibliotecas rurales que cuentan con abundante información que, debido a la falta de medios, puede perderse para siempre en caso de que no se almacene correctamente”.

Con el propósito de evitar esta destrucción del legado cultural, la página web tendrá memoria suficiente para recopilar 50.000 millones de caracteres y 35 millones de imágenes. Con dicha capacidad, la iniciativa china superará a la enciclopedia Wikipedia, un diccionario abierto al público de la red que comprende ya más de 1,3 millones de artículos y en el que todos los internautas pueden entrar libremente para modificar sus contenidos e ir construyendo gradualmente sus definiciones.

El proyecto asiático empleará la misma tecnología y un software similar para que los usuarios, que deberán estar debidamente registrados, accedan al mismo y cedan los documentos que consideren de interés principalmente en mandarín, pero también en cualquier otro idioma. Es el caso de los diarios en inglés de un súbdito británico que trabajó como asesor imperial durante la Dinastía Qing (1644-1912), que han sido donados por sus descendientes.

Los vestigios más antiguos que aparecerán en tan exhaustiva base de datos tienen su origen en el Neolítico chino (7.000 antes de nuestra era) y corresponden a inscripciones caligráficas sobre piedra y caparazones de tortuga y huesos de animales. De estas primeras muestras de la escritura en China aún se conservan unos 400.000 ejemplos, bastantes menos de los 10.000 millones de restos documentales grabados sobre bambú, madera, seda y tela hace ya más de 2.000 años. Muchos de ellos datan de la Dinastía Qin, la primera que unificó el país entre el 221 y el 207 antes de Cristo y varios siglos antes de que apareciera el papel.

El Gobierno chino invertirá cada año 2.000 millones de yuanes (202,8 millones de euros) en la enciclopedia. A partir de octubre, cualquiera podrá verter en la web los trozos de la Historia que posea en su casa. Una vez analizados y clasificados los contenidos, podrán ser consultados por todo el mundo en base a cuatro criterios cronológicos de búsqueda: el año según el calendario occidental, la dinastía imperial, el horóscopo chino y las épocas históricas del gigante asiático.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios