El Gobierno británico acepta instaurar un organismo de control externo en la BBC para garantizar su independencia

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
La cadena pretende recuperar su credibilidad tras la polémica del Caso 'Kelly'
La cadena pretende recuperar su credibilidad tras la polémica del Caso "Kelly"
Tras los escándalos del informe Kelly y la guerra de Irak, los responsables de la televisión pública británica han querido recuperar el prestigio perdido a través de un órgano regulador y defensor, que finalmente ha sido aprobado por el Gobierno. El ejecutivo británico propone además acabar con el Consejo de Gobernadores de la cadena y mantener el canon aplicado a la televisión pública en el Reino Unido
Las recomendaciones para la reforma de la cadena británica BBC fueron formuladas al Ministerio de Cultura por Terry Burns, responsable de la comisión que estudia la reforma de la BBC, cuyo estatuto debe renovarse en 2006. Finalmente el Ejecutivo ha decidido aprobar una serie de medidas que incluyen la creación de un organismo externo.

Según ha informado el Ejecutivo británico, la cadena deberá reformar su organización directivas para garantizar la transparencia y la efectividad. Para ello, la primera medida será acabar con el Consejo de Gobernadores, el órgano regulador de la cadena británica durante 78 años, que será sustituido por un nuevo consejo de administración independiente y una junta ejecutiva. Entre sus miembros se encontrarán miembros más alejados de la esfera política y económica, aunque, al igual que ocurre en la actualidad, deberán ser nombrados por la reina a propuesta del Gobierno.

Se encargará de garantizar que la cadena cumpla con su función de servicio público, y tendrá potestad normativa, legislativa y estratégica. Con esta reforma, la BBC abandonará su peculiar estructura institucional, basada en la autorregulación, y diversificará la gestión y el control en dos órganos relativamente independientes.

El actual presidente de la cadena, Michael Grade, presidirá el nuevo órgano de control, llamado BBC Trust, que “custodiará los propósitos de la cadena y los intereses de los ciudadanos”. Mientras, el llamado Comité Ejecutivo, encargado del día a día, será dirigido por Mark Thompson, actual director general.

Además, entre las disposiciones de este “Green Paper”, se encuentra mantener el canon, durante al menos otros diez años, de diez libras mensuales -unos 14,5 euros- que sirven para mantener una televisión pública que no emite publicidad. "A pesar de que no es perfecto, creemos que este canon es la mejor manera de financiar la BBC", señaló al respecto Tessa Jowell, secretaria de Cultura del Gobierno de Blair.

El documento destaca, además, que la BBC no deberá luchar por la audiencia a cualquier precio y tendrá que encargar más programas a productoras independientes.

La última revisión de la BBC -se realizan cada diez años- expira el 31 de diciembre de 2006. Esta propuesta se convertirá en proyecto de ley a finales de año.

La intención es recuperar la credibilidad minada de la cadena tras el informe de Brian Hutton sobre el caso Kelly, que costó la dimisión de su presidente, Gavyn Davies, y del director general, Greg Dyke. El llamado ‘caso Kelly’ se abrió cuando el mencionado periodista difundió una noticia en un espacio radiofónico, en el que se acusaba al Gobierno de exagerar informaciones sobre la guerra de Irak, tras la divulgación del informe sobre la muerte del científico David Kelly. El Juez Brian Hutton, culpabilizó a la cadena por su deficiente control editorial y exoneró al Gobierno de Blair al considerar la información como ‘infundada’.

Tras una investigación interna realizada por la cadena BBC, y después de las dimisiones provocadas como consecuencia del caso entre los directivos del programa de radio, y del reportero, se ha confirmado que el proceso editorial realizado era el correcto. Según fuentes de la cadena, todo el mundo era consciente de la particular visión de trabajo de Gilligan, algo que por otra parte había sido mencionado en sucesivos correos electrónicos entre sus jefes más directos, pero que no llegó a instancias superiores porque ‘no era necesario’.

Según indicó Jowell en el Parlamento, el actual doble papel de los gobernadores es “insostenible” y falto de “claridad y trasparencia”. Por ello, “habrá una fundación que se ocupará de custodiar los propósitos de la BBC, de asegurar su servicio público y con poder para aprobar o vetar presupuestos y estrategias”.

El grupo de comunicación público británico BBC emprendió una nueva aventura empresarial recientemente al plantear la venta de su división comercial internacional, BBC Worldwide. El emporio incluía los canales BBC América y BBC Prime, 26 revistas, así como actividades de marketing y de ventas internacionales del grupo, y para ello inició conversaciones con gigantes como Walt Disney Corporation, Bertelsmann y Time Warner, que podrían estar interesados en la compra.

Actualmente se haya en pleno proceso de reestructuración de la plantilla que plantea el despido de 2.900 trabajadores y otras 2.000 serán trasladadas de Londres a Manchester con el fin de modernizar la empresa y mejorar su programación.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Gaceta de Prensa

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.