Acerca de un Rediseño

Acerca de un Rediseño

Mario R. García / Fuente: www. revista-ideasonline.org

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
Los rediseños bien ejecutados deben durar por lo menos una década. Sin embargo los mejor realizados pueden durar mucho más, evolucionando luego de que el proceso revolucionario inicial hubo pasado.

En mi experiencia -trabajando con periódicos que abarcan desde diarios provinciales en los rincones más recónditos del planeta hasta los grandes decanos de las más importantes capitales del mundo, pasando por publicaciones específicas y especializadas- pude reconocer que todos los buenos rediseños comparten características que van más allá de las tecnologías y los recursos humanos que se utilizan para hacerlos posibles.

1] Un grupo de editores entusiastas adopta el cambio y lo incorpora en sus cabezas y corazones, luego usan su entusiasmo para llevar adelante el proceso, que también servirá como combustible para encender al resto de la redacción.

2] Los editores tienen una idea clara y focalizada del porqué quieren rediseñar sus publicaciones en un momento determinado de su historia.

3] Un equipo tiene la autoridad para tomar las decisiones que sean necesarias para completar esta tarea. El equipo envuelto en el rediseño permite el proceso democrático que lleva al diálogo filosófico. ¿Por qué no incluir un cierto tipo de nota en la portada? ¿Por qué no alterar dramáticamente la forma en que lucen las páginas editoriales, para invitar a nuevos lectores a este tradicional santuario de un diario? Y, en algún diálogo más radical, ¿Por qué no tirar todo por la ventana y empezar con un modelo totalmente diferente al que pensábamos? Sin tener en cuenta el tiempo que va a tomar el reposicionamiento del periódico una vez que el diálogo comience, y si está establecido con un sentido de comunidad dentro del staff, sólo cosas buenas pueden pasar.
4] Aquellos que están envueltos en la producción día a día del periódico quieren rediseñar el diario. Esto sucede cuando el rediseño es producto de los altos funcionarios del periódico, y luego se manda a los empleados con menos jerarquía para que lo ejecuten. Esto deviene en los peores rediseños que se me pueden ocurrir.

5] En los buenos rediseños la diversión es siempre parte de lo que uno hace. A menudo me siento como en el medio de un arenero gigante jugando con una bolsa de posibilidades. Mientras más espacio para el juego y la experimentación haya, más grande será la bolsa y más alcance tendrán las posibilidades. Al final las cosas buenas que aparecen en un rediseño son normalmente el resultado de esos 20 segundos de juego en el arenero.

6] Un rediseño es una combinación que resulta de la cuidadosa atención a detalles que forman parte del sistema y las numerosas posibilidades que son tan casuales como el postre que podemos comer en un almuerzo de domingo. Un rediseño no puede ser todo sistema ni todo casual. Es ideal comenzar cada día de un proceso de rediseño sin completar todos los casilleros y permitiendo que la creatividad sea el ángel del proyecto. En este sentido aplico el concepto de la mariposa. Las mariposas tienen una vida efímera, emergiendo del ambiente cerrado que es el capullo, abriendo sus alas coloridas, dando pequeños vuelos de fantasía, paran a oler una flor aquí, otra allá, deteniéndose en aquellas que ofrecen las mejores posibilidades.

De esta manera los editores, diseñadores y ejecutivos envueltos en el proceso de rediseño deberían solamente poner algunas alas coloridas, despegar hacia destinos desconocidos, parar a explorar una idea aquí, otra allá y detenerse en las que ofrezcan las mejores posibilidades
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios