www.gacetadeprensa.com

Telecinco propone 21 normas para acabar con la telebasura

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
Telecinco afirma que se trata de un código 'basado en el sentido común'
Telecinco afirma que se trata de un código "basado en el sentido común"
El consejero delegado de la cadena ha anunciado la medida tras la propuesta del gobierno de regular los contenidos especialmente en horario infantil. Paolo Vasile señaló que este código de conducta no responde ‘a la línea editorial de la cadena, sino a la línea judicial’. Entre las premisas básicas se encuentran la ‘información contrastada’ y el ‘respeto’
El debate sobre la telebasura y la regularización de los contenidos televisivos sigue estando de actualidad. Poco tiempo después de que el Gobierno hiciese un llamamiento público a las televisiones para luchar contra este tipo de programaciones, Telecinco ha decidido elaborar al estilo de un manual deontológico, un código de conducta que incluye 21 normas básicas.

Así lo ha hecho saber, su consejero delegado, Paolo Vasile, cuyas apariciones públicas son últimamente cada vez más frecuentes, especialmente a raíz de la multimillonaria multa impuesta a la cadena por contraprogramación. Vasile señaló que el modelo de televisión seguirá siendo similar ya que las 21 reglas dictadas ‘no responden a la línea editorial de la cadena, sino a la línea judicial’, reiterando conceptos como l’a información contratada’ y el ‘respeto’.
‘Nuestro empeño no es hacer una televisión que guste a unas cuantas personas, sino respetar unos cuantos principios’, señaló, para lo que es necesaria una autorregulación ya que ‘si no nos regulamos nos regulan’, matizó.

El código, de obligado cumplimiento, y las 21 normas internas está basado en principios básicos del periodismo que todo director de medios debería tener en cuenta si se llevasen a la práctica las enseñanzas universitarias, diferenciación entre información y opinión, entre rumor y noticia, favorecer el derecho de réplica y preservar el anonimato de los menores. De hecho, es sobre este último punto dónde se ha hecho más hincapié, ya que lo que se intenta es cuidar las imágenes que los niños puedan ver en horario infantil, y que muchas veces no están adaptadas a proteger sus derechos fundamentales.
‘La temperatura de algunos programas ha ido subiendo y creímos que era el momento de parar para reflexionar", afirmó el principal responsable de la cadena, quien aseguró que se trata de normas basadas en ‘el sentido común’.

No es la primera vez que se lleva a cabo una medida de estas características. En 1993 las cadenas públicas y privadas acordaron con el Ministerio de Educación un código de conducta, que sin embargo dista mucho de haber sido llevado a la práctica, y que según Vasile, aunque
‘el panorama de la televisión es completamente diferente’, ‘los compromisos hay que renovarlos’.

El próximo paso que tomará Telecinco será impartir cursillos a través de abogados especializados para explicar la legislación sobre derecho a la intimidad, el honor y la propia imagen.

Por su parte, la secretaria de Educación, Cultura e Investigación de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, Carmen Chacón, se reunirá esta semana con las diferentes cadenas para debatir la autorregulación informativa y establecer medidas concretas, como las llevadas a cabo por Telecinco. ‘No hay ni un programa dedicado a los niños, sino una serie de programas con contenidos de deseducación sexual, en los que se habla con total frivolidad de relaciones a tres y cuatro bandas, se banaliza la violencia de género y se incita al consumo de drogas’, señaló. Chacón hizo referencia a la ‘responsabilidad social’ de las cadenas, y destacó la necesidad del Consejo Superior Audiovisual’, pendiente del informe del Comité de Sabios y previsto para el próximo año.
‘Frente a lo que vale un minuto de una serie, que son 6.000 euros, un minuto de plató con un presentador, unos cuantos invitados sin ninguna calificación conocida, que pasan vídeos y despotrican sobre ellos sólo cuesta 300 euros’, denunció.

Un argumento que también apoyan los sindicatos profesionales, que la semana pasada hicieron un llamamiento público a los informadores para que se nieguen a trabajar en este tipo de programas que ‘degradan a la profesión periodística y a la propia sociedad’. Entre sus peticiones se señalaron además, una regulación del sector, promover la aprobación de un estatuto de la profesión periodística y una ley de derechos laborales de los periodistas. ‘No se puede guardar silencio ante la cada vez más abundante difusión de programas basura, emitidos incluso en horario infantil, en los que invocando la libertad de expresión se traspasan todas las normas éticas y profesionales’, señaló su portavoz.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios