www.gacetadeprensa.com

La lucha antipiratería es necesaria para garantizar la diversidad cultural en Iberoamérica

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
CEDRO pide a los gobiernos iberoamericanos un mayor compromiso contra la piratería editorial
CEDRO pide a los gobiernos iberoamericanos un mayor compromiso contra la piratería editorial
Los autores y editores del Grupo de Entidades de Derechos Reprográficos de Iberoamérica (GEDRI), reunidos en Barcelona los días 27 y 28 de septiembre en el marco de LIBER, han solicitado que los gobiernos de sus países incrementen las medidas contra la reprografía ilegal, con el fin de garantizar la diversidad y pluralidad cultural en la región. Se calcula que anualmente se reproduce en Iberoamérica el equivalente a 250 millones de libros, con pérdidas de 500 millones de dólares en derechos de autor
Estos son los datos que el presidente del Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO), Josep M. Puig de la Bellacasa, ha facilitado hoy en la presentación de los resultados de la reunión de GEDRI, en la que se han dado cita representantes de las sociedades de gestión de derechos reprográficos y cámaras del libro de 13 países iberoamericanos (Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, España, México, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela), del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC), de la Unión Internacional de Editores, del Grupo Interamericano de Editores y de la Federación de Gremios de Editores de España.

Puig de la Bellacasa ha asegurado que el sostenimiento de la creación a través de un sistema fuerte de derechos de autor es una las principales garantías de la diversidad y la riqueza cultural de una región como Iberoamérica. Entre las conclusiones de la reunión, el presidente de CEDRO ha destacado la necesidad de que los gobiernos iberoamericanos asuman un mayor compromiso con la creación y adopten medidas contra la piratería editorial (un fenómeno que de manera creciente se desarrolla en Internet, donde se alojan ya miles de copias ilegales de libros). Esta petición se trasladará a la próxima cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica, puesto que al no haber fronteras en la Red, la colaboración intergubernamental es imprescindible.

Por su parte, la presidenta de la Unión Internacional de Editores, la editora Ana M.ª Cabanellas, que ha mostrado ejemplares de libros piratas traídos de varios países iberoamericanos, ha analizado las causas de la actividad pirata en la región. Así mismo, ha apuntado la necesidad de que las legislaciones nacionales de todos los países latinoamericanos reconozcan una compensación a autores y editores por las copias que se hacen de sus obras para uso privado. El nuevo presidente del Grupo Interamericano de Editores, el colombiano Gonzalo Arboleda, ha subrayado la importancia social y cultural de la defensa del Derecho de Autor. Por su parte, Peter Shepherd, presidente de la Federación Internacional de Entidades de Derechos Reprográficos, ha explicado que estos organismos velan por los derechos de autor de los creadores y les procuran una remuneración por la reproducción de sus obras.

En esta reunión de GEDRI, la quinta que organiza el grupo, se ha analizado la situación de cada uno de los países que han participado. Puig de la Bellacasa se ha referido también a la situación de España y ha explicado que, a pesar de que en nuestro país no existe piratería editorial, la reproducción ilegal de libros mediante la fotocopia y el escaneado supone un problema importante para el desarrollo de la creación, tanto literaria como científico-técnica, puesto que desincentiva iniciativas de inversión intelectual o económica en nuevos proyectos y obliga a la retirada de otros.

Los representantes de la entidad Argentina, CADRA, han explicado que, además de la reprografía ilegal y la piratería editorial, se está detectando la aparición de sitios web donde hay copias ilegales de libros. También han informado de que, por primera vez, los autores y editores argentinos han recibido una compensación por la fotocopia regulada de sus obras. Estas cantidades, recaudadas por CADRA, provienen principalmente de las copias efectuadas en universidades.

CEMPRO, que es la entidad que gestiona colectivamente los derechos reprográficos en México, ha informado sobre su solicitud de reforma de la legislación de su país para que se reconozca al autor la remuneración compensatoria por copia privada, y también ha mostrado su satisfacción porque por primera vez un tribunal mexicano ha dictado un fallo en el que se condena la piratería editorial. La sociedad de este tipo en Brasil, ABDR, concentrará sus esfuerzos en los próximos años en la lucha contra la reprografía ilegal con la colaboración de las Universidades. En relación a la situación de Uruguay, AUTOR, la entidad de este país, ha anunciado la puesta en marcha de una campaña de sensibilización pública sobre la necesidad de respetar los derechos de autor. Por su parte, la entidad colombiana, CEDER, que ha impulsado en lo que llevamos de año un centenar de acciones contra la piratería editorial, ha anunciado una campaña de concienciación en la comunidad universitaria de su país.

En Chile es muy reciente la creación de una entidad (SADEL) que se encargará de gestionar la remuneración por la copias de obras, mientras que en Bolivia se han iniciado los trámites para crear una sociedad de gestión colectiva de derechos reprográficos, con los apoyos del Servicio de Propiedad Intelectual del Gobierno y de la Cámara del Libro de su país. Tanto en Ecuador como en Costa Rica, está muy avanzada la puesta en marcha de estas entidades que gestionan y defiendan colectivamente los derechos de propiedad intelectual de autores y editores de textos. En situación similar se encuentra Perú, cuya legislación prevé la existencia de este tipo de sociedades desde el año 2003. Así mismo se han iniciado las gestiones necesarias en Panamá y en Venezuela, donde, según ha informado la cámara del libro venezolana, todos los años se reproducen ilegalmente cerca de 7 millones de páginas de libros.

El Grupo de Entidades de Gestión de Derechos Reprográficos de Iberoamérica está integrado por organizaciones representativas de autores y editores que trabajan conjuntamente, desde noviembre de 2000, para paliar el daño cultural y económico que genera la reproducción ilegal, así como para mejorar las condiciones de trabajo de los creadores de la cultura escrita.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios