www.gacetadeprensa.com

Un periodista de “The Sun” consigue colocar una bomba falsa en un avión a Mallorca

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
The Sun consigue su 'noticia bomba' y provoca una oleada de críticas en el Reino Unido
The Sun consigue su "noticia bomba" y provoca una oleada de críticas en el Reino Unido
El reportero consiguió burlar los controles del aeropuerto de Birmingham dejando en entredicho la seguridad aérea británica. El periodista se infiltró como ‘maletero’camuflando una bomba falsa en sus botas, en el boeing 757, destino Mallorca, y filmó las escasas dificultades para conseguir su hazaña. Hubiese bastado comprobar su nombre en internet o cachear sus botas para darse cuenta de la existencia del explosivo
El escándalo ha saltado en Reino Unido tras la publicación del reportaje realizado por el periodista británico Anthony France, del periódico “The Sun”. Tan sólo necesitó un par de referencias laborales falsas y una dirección postal inventada, para formar parte del personal de uno de los aeropuertos con más tráfico de viajeros de Inglaterra, y segunda ciudad más poblada del país, Birmingham. Infiltrado como mozo de equipajes, consiguió meter una bomba falsa oculta en un zapato en el boeing 757 destino a Mallorca con más de doscientos pasajeros a bordo. Ni controles de seguridad, ni una mínima verificación de sus datos, ni cacheo de sus botas. La bomba fue introducida con escasas dificultades poniendo en tela de juicio la seguridad aérea británica. Hubiese bastado una sencilla búsqueda en internet para comprobar que los datos del supuesto terrorista correspondían a un periodista de investigación.

A pesar del refuerzo de las acciones antiterroristas tras los atentados del 11S, lo cierto es que parece que las medidas no son, ni de lejos, las que debieran. La publicación del reportaje ha causado un gran revuelo internacional y el Ministerio de Transportes ha ordenado una investigación inmediata sobre lo ocurrido, además de una revisión de las medidas de seguridad aeroportuarias.

Precisamente Birmingham es uno de los puntos más amenazados de la red de transporte británica, principal ataque terrorista según las informaciones policiales recogidas tras la desarticulación de un comando islamista hace algunas semanas en Inglaterra.

Anthony France comenzó su investigación al responder a un anuncio de prensa en el que se reclamaba personal portuario. Sus referencias laborales fueron inventadas, apenas un par de reseñas de dos empresas, una de las cuales ni siquiera existe. Datos falsos a los que hay que sumar los referentes a su dirección, sus datos bancarios y su profesión, aunque no los de su nombre, que, sin embargo, era el verídico. Una simple búsqueda en la web hubiese demostrado que se dedicaba a la investigación periodística, pero no fue chequeado. Como tampoco lo fueron sus botas, que quedaron ajenas a los controles de seguridad del aeropuerto y en las que se ocultaban los materiales para fabricar su ‘bomba’. A pesar del sonido del detector de metales un simple cacheo de los responsables fue suficiente parea que le dejasen pasar ya que el personal de aeropuerto lleva las botas con punta de acero. ‘Aunque siempre alguno de los oficiales de seguridad te cacheaba, nunca miraban en el interior de los zapatos’, afirmaba en su reportaje.

Una vez dentro se metió en uno de los aseos y aprovechó su trabajo como porteador de equipajes para camuflar la bomba en el avión, ya que la supervisión de la bodega también era ineficiente. De haber sido real, las 220 personas que viajaban en ese momento en el boeing hubiesen volado en pedazos.

En 1998 una bomba exactamente igual acabó con la vida de 270 personas en el atentado terrorista perpetrado en Lockerbie por el agente de seguridad libio Abdel Baset Al-Megrahi en el vuelo 103 de la Pan Am, en 1998. Uno de los representantes de las familias afectadas por el ataque de calificó de ‘totalmente inadecuadas’ las medidas de seguridad aérea en el país. ‘Esto demuestra que el seguimiento de los maleteros es todavía inadecuado, lo que es muy triste después de Lockerbie’, afirmó el doctor Swire, cuya hija falleció en aquel atentado. ‘Lo que ha logrado el periodista de The Sun revela que hay grandes agujeros en la seguridad de los aeropuertos’, denunció a la BBC.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios