www.gacetadeprensa.com

Detenido el expresidente de Vivendi Universal por falsedad contable

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
Los accionistas minoritarios de Vivendi denunciaron al presidente por fraude
Los accionistas minoritarios de Vivendi denunciaron al presidente por fraude
Jean-Marie Messier ha sido puesto a disposición policial acusado de difundir informaciones falsas al mercado, manipulación de la cotización y uso de información privilegiada. Ahora, el que fuera cabeza del grupo de comunicación, se encuentra bajo arresto domiciliario mientras se investigan las cuentas que abandonó el pasado 2002
Jean-Marie Messier, ex presidente del grupo francés de comunicación Vivendi Universal, ha sido detenido por la policía financiera para investigar el estado de las cuentas del grupo que abandonó en julio de 2002. Las presuntas irregularidades de las que se le acusa, incluyen mentiras sobre cotizaciones, ocultación de información y fraude.

La presentación de las cuentas correspondientes a 2000 y 2001, justo después de los atentados del 11M no fue tan clara como los accionistas minoritarios del grupo hubiesen podido esperar, lo que les llevó a interponer una denuncia a finales de julio de 2002 por la gestión del que fuera su presidente. Las perspectivas económicas de Vivendi se vieron truncadas por supuestas irregularidades cometidas por Messier como la divulgación de informaciones falsas relativas a los balances financieros de la compañía y la utilización de información privilegiada, algo que le llevó a dimitir de su cargo en el verano de 2002. Tras las acusaciones de la autoridad bursátil estadounidense (SEC) inició una investigación interna que fue resuelta a golpe de talonario cuando Vivendi llegó a un acuerdo extrajudicial con la SEC por el que pagó 50 millones de dólares a cambio de cerrar las demandas por fraude.

Según el informe enviado a la Justicia por la Comisión de Operaciones Bursátiles francesa, el pasado septiembre, los datos financieros del grupo no habían sido ‘exactos, precisos y sinceros’ en esos dos ejercicios.

Además se está investigando la recompra de 21 millones de acciones de Vivendi entre septiembre y octubre de 2001, que provocó el desplome de los mercados financieros. Los títulos se adquirieron entre el 17 de septiembre y el 2 de octubre por valor de 1.700 millones de euros, infringiendo así la reglamentación bursátil que en Francia prohíbe toda intervención de las acciones a menos de 15 días de la publicación de sus resultados financieros.

Anteriormente, el pasado 7 de junio era el antiguo director financiero de Vivendi Universal quien respondía ante los jueces. Guillaume Hannezo, que permaneció 36 horas en detención, fue también procesado por difusión de informaciones falsas al mercado, manipulación de cotizaciones y uso de información privilegiada.

En marzo, la fiscalía francesa abrió una investigación formal del responsable del negocio de renta variable de Deutsche Bank en Francia y de dos ex directivos de Vivendi Universal por una presunta manipulación del precio de las acciones del grupo francés de ocio y medios de comunicación.

Messier fue nombrado máximo ejecutivo de Vivendi en 1996, por la que se conocía como Compagnie Generale des Eaux, dedicada a la prestación de servicios y a la construcción. Messier creó una operadora de telecomunicaciones (Cegetel) entró en el negocio de la televisión de pago y se hizo con el grupo editorial Havas, con la empresa de entretenimiento, absorbió Seagram, y es propietario de Universal Pictures y Polygram, entre otros activos, por 34.000 millones de dólares. Unas cuentas sobre las que ahora se cuestionan las reglas contables utilizadas. Esta adquisición, sumada a la toma de control de Canal Plus, en el que ya participaba, supuso la creación de la nueva Vivendi Universal, la segunda empresa de comunicación del mundo tras AOL Time Warner. La operación se cerró en junio de 2000. En los siguientes meses, Vivendi invirtió quince mil millones de dólares en la compra de los activos audiovisuales de USA Networks, la toma del diez por ciento del operador de satélites Echostar y la adquisición del grupo editor Houghton Mifflin. Estas operaciones llevaron finalmente al grupo a endeudarse sufriendo unas pérdidas por valor de 13.600 millones de euros en 2001, a pesar de la negación de Messier.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios