La imagen de la polémica emula el cuadro de Leonardo Da Vinci “La última cena”, con modelos sustituyendo a los doce apóstoles y a Jesucristo
La imagen de la polémica emula el cuadro de Leonardo Da Vinci “La última cena”, con modelos sustituyendo a los doce apóstoles y a Jesucristo

Un anuncio publicitario considerado “blasfemo” en Europa se puede ver en el interior de las revistas españolas

La última campaña de verano de Marithé and François Girbaud, en la que se utilizaba el marco de “La última cena” de Da Vinci para su última colección, ha levantado ampollas en todo el mundo. En Francia e Italia se ha retirado la campaña pero en España las principales revistas femeninas la mantienen en su interior, y de momento, la Conferencia Episcopal no se ha pronunciado oficialmente
A pesar de los aires de modernidad de los que Europa siempre se vanagloria, lo cierto es que la censura sigue existiendo en numerosos países del viejo continente. Así se demuestra una vez más tras la enorme polémica suscitada por la última campaña de Marithé and François Girbaud, que si bien es cierto se está ganando muchos enemigos, lo que es promoción no les falta.

La fotógrafa contratada para la campaña, Brigitte Niedermai, decidió utilizar el famoso cuadro de Leonardo Da Vinci, “La última cena” pero cambiando a los apostoles por apuestas modelos vestidas a la última moda, para mostrar ‘una imagen alternativa del mundo’. Según la empresa, la imagen “escenifica una nueva feminidad e invierte la idea de Da Vinci invitando a un único hombre". En definitiva, "la mujer deja de ser objeto de la imaginación masculina y se erige en protagonista activa de una obra de arte".

El Instituto de Autodisciplina Publicitaria italiano emitió a principios de febrero un dictamen que censuraba la imagen y obligó a la firma textil a retirar los carteles que había instalado en Milán. Argumentaban que "este tipo de imagen no puede ser utilizada como parodia para fines publicitarios sin ofender, al menos, a gran parte de la población" y que “el hecho de que una de las apóstoles esté abrazando el torso desnudo de un hombre simplemente aumenta la ofensa de la imitación, al igual que el uso totalmente gratuito de símbolos cristianos como la paloma, el cáliz y la ropa del presunto Cristo mujer", señalaban en el comunicado.

Pero no ha sido el único caso, la cuna de la libertad, y la fraternidad, Francia, también ha tomado medidas en el asunto. El Tribunal de Gran Instancia de París ha vetado la exhibición del anuncio en la calle, dónde ocupaba una superficie de 400 metros cuadrados tras la denuncia de las comunidades religiosas. La Conferencia Episcopal francesa, a través de la asociación Creencia y Libertades, denunció la utilización de ‘una escena sagrada con fines mercantiles’ a través de vallas "de dimensiones imponentes, que ninguna mirada puede evitar, constituyen un acto de instrucción agresiva y gratuita en el trasfondo de las creencias intimas" de los católicos, por lo que disponen de tres días de plazo para ser retirados.

Por su parte la empresa ha defendido sus argumentos aunque ha pedido disculpas públicamente.

En España, la publicidad se ha mantenido dentro de las revistas femeninas consideradas "de alta gama" como ‘Vogue’, ‘Elle’, ‘Marie Claire’ o ‘Woman’, o de tendencias como ‘Vanidad’ aunque sus responsables aseguran que si no se exhibe en la calle es por falta de presupuesto y no por censuras. De hecho, de momento han señalado que sólo han recibido una queja vía mail por la que un hombre considera la campaña como "atentado grave a la libertad religiosa de los cristianos de todo el mundo".

Lo único claro es que gracias a la polémica la promoción ha sido mucho mayor a la esperada. De hecho, desde muchos medios se alude a la intencionalidad de sus promotores, que basándose ya no en el cuado de Da Vinci sino en el bestseller de “El Código da Vinci” de Dan Brown, han conseguido emular la narración. En el anuncio de Marithe et Francois Girbaud, el único hombre aparece a la derecha de la Nazarena, en el mismo lugar donde Dan Brown cree ver una mujer en el cuadro original de Da Vinci.

Además la noticia aparece coincidiendo con el anuncio del Vaticano que ha llamado a sus fieles a no comprar ni a leer el libro de Brown al considerar que es ‘una blasfemia, un insulto a Dios y a la Iglesia’ y que está lleno de mentiras. “No lean ni compren El Código Da Vinci”, pidió el influyente y papable cardenal Tarcisio Bertone, arzobispo de Génova, en declaraciones a Radio Vaticano, quien consideró que sus páginas están llenas “de imprecisiones históricas”. La trama se desarrolla en la búsqueda de los protagonistas del Santo Grial, amparado la tesis de que Jesucristo estuvo casado con María Magdalena con la que tuvo un hijo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.