www.gacetadeprensa.com
Reconociendo las Señales de una Buena Idea

Reconociendo las Señales de una Buena Idea

Por Norbert Specker / Fuente: www.revista-ideasonline.org

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
Hemos descubierto que el cambio a menudo proviene de la periferia de nuestra organización. Una forma particular de disfraz es el cambio que nos trae gente que nos quiere vender un nuevo concepto de negocio.
Es una de las grandes bromas que circulan sobre las compañías consolidadas, el que siempre son las primeras a quienes se ofrece una sobresaliente idea para nuevos ingresos – una tradición que empezó mucho antes de que a IBM le ofrecieran la PC en bandeja. Y estas compañías afianzadas son invariablemente las últimas en adaptarse a las realidades del mercado cuando esas ideas y productos han encontrado el camino al consumidor – generalmente sin su ayuda.
Podemos simplificar eso diciendo: Debido a su posición y su poder de apalancamiento, el principal periódico en cualquier mercado va a tener el derecho de tantear primero toda idea inteligente, lucrativa, fascinadora para el consumidor y vinculante con el anunciante, que aparezca en este mercado.
Desafortunadamente también es cierta la siguiente simplificación. El periódico líder en un mercado es el que más seguramente se pierda esas oportunidades.
¿Por qué pasa eso? ¿Porque el proceso de toma de decisiones en la mayoría de los lugares aún castiga al valiente y alienta a quien mantiene el status quo? Hay algo de eso, pero a menudo es más complejo que eso.
El debate se originó por el pedido de David Wolfe, quien, haciendo la investigación para la nota de tapa de la revista de este mes, quiso saber si los periódicos europeos tenían alguna estrategia particular para salir a la búsqueda de fuentes de ingresos no tradicionales. El puesto de gerente de desarrollo de negocios no es un puesto habitual para la industria del periódico.
En la mayoría de los casos, no hay una dirección de visita obvia para el portador de grandes promesas comerciales y ningún proceso sólido de evaluación (no obstante, estoy profundamente interesado en saber si en su periódico la situación es distinta). El camino puede resumirse de esta forma:
Si usted conoce a la persona que dentro de su compañía más probablemente preste atención a una idea nueva – aunque esté probada -- entonces tiene posibilidad de pasar al nivel de presentación.
Si esa persona está muy firme en su cargo, está intimamente familiarizada con las políticas internas, y la idea no roza el departamento de un enemigo, existe la posibilidad de que la idea comercial se presente en una reunión aún más alta.
Si luego, por casualidad, no surge ninguna fricción, nadie grita: “Hicimos algo parecido 15 años atrás y no funciona,” puede llegar a haber negociaciones.
En total, éste generalmente es un procedimiento desestructurado y excesivamente aleatorio.
Uno de mis ejemplos más reveladores, parte de principios de 1996, cuando descubrí para mí mismo el potencial de eBay, aún en su etapa de bebé de garage, y negocié un acuerdo con Jeff Skoll y Pierre Omidyar para presentarlo en el mercado europeo. Falto de influencias, contactos y dinero me acerqué a mi mejor candidato – un ejecutivo del más grande periódico de Suiza – para asociarlo de manera de poder financiar un primer paso (alrededor de U$S 40.000) como licenciatario y crear la publicidad para hacerlo funcionar.
Si la historia hubiera resultado distinta a la forma en que resultan normalmente historias como esta, ustedes lo hubieran sabido. El periódico probablemente no hubiera estado tan preocupado sobre el magro mercado publicitario actual – y yo probablemente hubiera estado jugando “boule” en una pequeña villa francesa sobre el Mediterráneo.
Su periódico también es como ese. El portador de regalos a menudo pasa desapercibido. Un elemento importante para una cultura de cambio es afilar los instrumentos y la sensibilidad con la cual se _evalúan y procesan los cientos de personas y las ideas, conceptos y negocios que vienen a proponernos a nuestra puerta.
Un periódico innovador no es necesariamente el periódico que tiene la gente más brillante a la que se le ocurren las más grandes ideas. Realmente necesita solo un verdadero reconocedor de ideas válidas para tener éxito en un mundo cambiante. Ahora pensemos en la descripción de tareas de una persona como esa!
Mejor aún es asegurarse de que exista un proceso de evaluación, un punto de entrada uniforme y una política empresaria válida. A diferencia de los procesos de evaluación de los años del boom de Internet, el objetivo solo debería diferir en que no importa si hay una estrategia de salida – solamente si hay un beneficio para su compañía.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios