Carta del Director

La AEPG, ejemplo de perfección asociativa

La AEPG, ejemplo de perfección asociativa

Reflexiones tras asistir a la IV Asamblea General de la Asociación Española de Prensa Gratuita

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
(De Izda. a Dcha.) Sergio Santamaría, servicios jurídicos de la AEPG; José Terra Tarrós, Editor de 'El Espeto'; Jesús Angel Rojo, Editor de 'El Distrito'; Juan Pablo Mateos, Director de Gaceta de Prensa
(De Izda. a Dcha.) Sergio Santamaría, servicios jurídicos de la AEPG; José Terra Tarrós, Editor de "El Espeto"; Jesús Angel Rojo, Editor de "El Distrito"; Juan Pablo Mateos, Director de Gaceta de Prensa
Decía Oscar Wilde que “en la imperfección está la belleza”, y puede que tenga razón, nuestras imperfecciones, el propio tiempo que nos hace humanos y nos debilita, nos marchita y languidece, a su vez, nos embellece y llena de sabiduría y experiencia; que no deja de ser un atractivo subyacente en el cuerpo trémulo y cansado, a la espera de su hora inevitable y cierta, pero trascendente y pura, sin duda, porque somos cuerpo y espíritu.

Sin embargo, si tuviera que definir con una palabra las horas que pasé junto a los editores de la Asociación Española de Prensa Gratuita, en el Cap de Mar de Mallorca, proyectando la expansión de dicho organismo por la piel de toro y sus islas, tal vez tras sus fronteras, sólo un término ocuparía mis labios: perfección.
Beatriz Díez, Directora del Diario 'Ciutat' de Mallorca y miembro de la Junta Directiva de la AEPG, encargada de la publicación AEPG, recoge un premio como reconocimiento a su labor de manos del Presidente de la ACPG Mateu Ros i Monrós y la esposa de Pere Gayán, Presidente de la AEPG
Beatriz Díez, Directora del Diario "Ciutat" de Mallorca y miembro de la Junta Directiva de la AEPG, encargada de la publicación AEPG, recoge un premio como reconocimiento a su labor de manos del Presidente de la ACPG Mateu Ros i Monrós y la esposa de Pere Gayán, Presidente de la AEPG
Perfecto fue el planteamiento de unos hombres y mujeres entregados a una tarea bien planificada y coordinada, empresarios y editores que en sus respectivas metas tienen una visión de futuro común, clara y definida, con empresas potentes, saneadas y con proyección, que han decidido unirse para dar forma a una idea: representarse a sí mismos y a los demás, hombro con hombro, codo con codo, para ser fuertes, para no dejarse avasallar, para caminar al unísono en pos de un objetivo: la lucha por los intereses de una nueva forma de entender el mercado, válida, que el lector ha confirmado como correcta, en la que el consumidor ha puesto los ojos, LA PRENSA GRATUITA, que tiene su espacio, que merece su sitio, cada vez más grande y en convivencia con los productos editoriales de pago.

Y digo perfección porque la Asamblea demostró Perfección de carácter y personalidades, porque todos eran educados, afables, comprensivos, porque no se escuchaba una palabra más alta que otra, porque la educación y las buenas formas eran la moneda de cambio en un “seny” catalán instaurado en el ambiente; no era cuestión baladí que también, a su vez, se desarrollara la VIII Assemblea Catalana de Premsa Gratuita. Perfección en puntualidad, porque todo transcurría como un río cuyo torrente fluía a una cadencia armónica y sabia, en una sincronía rítmica y bella.

Allí estaban los principales representantes del Grupo Anuntis-SegundaMano, que tras la fusión significan un emporio inconmensurable de prensa gratuita y también de pago, pero, como dijo su representante, Francesc Márquez, mente lúcida donde las haya, “es absurdo que haya dos asociaciones de prensa gratuita”; también estaba Alvaro Laforet, un joven pelirrojo encantador y encantado, que representa a la multinacional de prensa gratuita generalista quizá más importante del mundo, representaba al diario gratuito Metro, tal vez la multinacional de periódicos gratuitos más importante del planeta; también se encontraba Enric Sierra, del gran periódico 20Minutos, otra multinacional planetaria; y todos esos pequeños grandes editores que enaltecen la profesión y la ennoblecen cada día. No menciono más nombres para no dejar fuera ninguno, pero recuerdo cada cara, cada momento y cada gesto de los editores que conocí aquel día partido, esa tarde-noche de viernes 10 de junio y aquella mañana de sábado que no pude acudir a la visita turística de la isla, pues el cansancio pudo conmigo tras una semana agotadora.

¡Cuanto tienen que aprender otras asociaciones de editores de aquellas jornadas, de su ilusión, su camaradería, su empuje y su fortaleza! Esas asociaciones en las que reina la codicia, el desapego, el aparentar y no ser, sólo estar; cuanto tienen que aprender de empresa, de dignidad corporativa y representativa y de formas, modos y maneras. No obstante, esas otras Asociaciones, tienen también que ser grandes, porque aunque estén actualmente regidas por juntas directivas ciegas, cojas y mancas de entendimiento, las juntas pasan, pero las organizaciones prevalecen. Esas Asociaciones serán grandes de nuevo, y tendrán nuevos órganos de gobierno, por ello, hay que cuidar sus estructuras, y esperar a que sus tiranos desfallezcan, para que cuando lleguen gobiernos cuerdos, sus esqueletos soporten con dignidad el peso que las hará grandes y dignas de nuevo.

Quizá la única muestra imperfecta de la gran Asamblea General de Prensa Gratuita fue el retraso de los aviones de Spanair, que intentaron redimirse con un cupón descuento del 25%, entregado por las guapas azafatas antes del aterrizaje, pero de eso no tuvo la culpa el Presidente de la Asociación Pere Gayán ¿O sí? Porque en la imperfección está la belleza....
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios