El combate por la libertad de prensa en Venezuela

El combate por la libertad de prensa en Venezuela

Gonzalo Ruiz Arellano // Fuente: www. periodistaonline.com.ar

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
Como ya se ha hecho costumbre, el presidente venezolano Hugo Chávez Frías y su equipo de gobierno continúan atacando a los medios de comunicación privados de Venezuela, en especial a los canales de televisión. Los han catalogado como "los cuatro jinetes del apocalipsis", término utilizado por Chávez para satanizar su labor informativa.

El artículo 3 del Código de Ética del Colegio Nacional de Periodistas dice textualmente: “El periodista debe impedir la concepción, promulgación y aplicación de decisiones que de alguna manera disminuyan, dificulten o anulen el ejercicio de la libertad de expresión y el libre acceso a las fuentes y medios de información”. Algo que contradice la polémica Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión promulgada en Venezuela y más recientemente, la reforma del Código Orgánico Procesal Penal de este país.

En el mencionado artículo se aprecia claramente el deber de todo periodista y medio de comunicación de emprender una férrea lucha contra la Ley Resorte (como también es conocida esta ley)- , pues ésta es simplemente una censura que el gobierno nacional quiere aplicar a los medios radioeléctricos.

Bien atinaron en catalogarla como la Ley Mordaza, pues dificulta “el ejercicio de la libertad de expresión y el libre acceso a las fuentes y medios de información”, cosa que no puede ser aceptada en un país democrático.
Por lo tanto, he querido realizar un análisis sobre la función social de los mass media, citando para ello el Código de Ética del Periodista venezolano. Por otra parte, se hace referencia a lo que el gobierno nacional quiere que sea el modelo periodístico en Venezuela: el periodismo socialista de corte totalitario.

Por otro lado, el artículo 42 del citado código reza: “El periodista debe rechazar presiones que puedan ejercer gobiernos y grupos económicos, políticos o de cualquier otra índole para deformar, manipular o censurar informaciones”. Y la idea del gobierno es precisamente la de atacar y censurar -o procurar la autocensura- a los medios de comunicación privados de Venezuela.

Y para no quedarnos cortos, citamos el artículo 43 del Código de Ética del Periodista el cual dice: “El periodista tiene el deber de combatir sin tregua a todo régimen que adultere o viole los principios de la democracia, la libertad, la igualdad y la justicia”.

Recordemos que todos los poderes en Venezuela están secuestrados por el gobierno: el Tribunal Supremo de Justicia, la Fiscalía General de la República, la Asamblea Nacional, por mencionar algunos, están subordinados a los deseos y dictámenes del máximo líder de la revolución.

Es deber, no sólo de los periodistas sino de todos los venezolanos, el defender la democracia y hacer respetar las instituciones concebidas bajo el amparo de la Constitución Nacional, para que la justicia no beneficie sólo a los adeptos al gobierno sino a todos por igual.

Los medios de comunicación y los periodistas venezolanos no están siendo cómplices ni están secundando un golpe de estado como lo ha dado a entender el presidente de la república, sino que están cumpliendo con su obligación de defender la libertad de información y expresión y por supuesto: la democracia; conceptos éstos tan degradados hoy en día en Venezuela.

Claro está que la idea del periodismo que quiere aplicar Chávez es el socialista de corte totalitario y cito a continuación: “No existe problema alguno de objetividad en el periodismo socialista, que hace la alegación absolutista de poder procesar la información de manera veraz y colocarla dentro de contextos interpretativos de gran alcance (...) De esta manera se exorciza el problema de la objetividad mediante la dialéctica y se facilita el periodismo. Lo único que se requiere hacer para asegurar la objetividad es seguir la línea trazada por el partido. Las opiniones que se desvían son en sí equivocadas, que para elperiodismo significa: ‘Se permite al adversario exponer su caso si sirve nuestro propósito’. (Budzislawski 1966, 132)” (citado por Kunczik, 1991, 144). Cualquier parecido con la realidad nacional venezolana, no es coincidencia, sino la “veracidad de la información” que quiere implantar el proceso revolucionario.

Según el jefe de estado, los medios venezolanos y ahora también los americanos, no dicen la verdad y tratan de manipular a la opinión pública. Sin embargo, la realidad es otra, pues nuestros medios de comunicación sí dicen la verdad, pero como ésta le duele al régimen éste ha querido eliminarlos de su paso. El único pecado que han cometido los medios de información es denunciar las acciones de terrorismo de estado; secuestro de instituciones; corrupción; persecución política y demás maniobras que ha emprendido el gobierno de Chávez contra todos aquellos quienes le adversan.

El presidente los tilda de mentirosos y manipuladores cuando todos sabemos que uno de los encargados de desinformar y construir un mundo de fantasía sobre la situación político-social venezolana es el canal del estado – Venezolana de Televisión VTV -, amparado por el Ministerio de Información y Comunicación, cartera a cargo del periodista Andrés Izarra, y por supuesto, dirigido por el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

1 comentarios