La paradoja de los diarios en Internet

La paradoja de los diarios en Internet

Ricado Braginski // Fuente: www. periodistaonline.com.ar

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
Hace poco, The New York Times tiró la primera piedra. En una nota destacada “confesó” que su edición digital le está quitando lectores a su tradicional edición impresa. La tendencia es tan radical, aseguraban allí, que su negocio periodístico –exitoso por décadas—corre el riesgo de terminar canibalizado. ¿Habrá llegado el momento de cobrar por el contenido digital?, se pregunta, entre líneas, el poderoso Times a través de esa nota.

El tema de la suscripción paga para la edición digital de los diarios tradicionales no es nuevo. Más de una vez, esos periódicos amenazaron, e incluso empezaron a cobrar por su contenido. Pero la resistencia de la gente fue feroz. En casi todos los casos, tuvieron que volver atrás con su decisión, buscar el atajo de cobrar sólo por los PDF de su edición impresa o, directamente, sufrir por la rabia de sus fieles lectores. Muy pocos casos, como el de The Wall Street Journal, resultaron exitosos.

El panorama es inquietante. A los internautas no les tiembla el pulso al momento de comprar una canción por Internet. En los países del Primer Mundo, servicios como iTunes, MSN Music, BuyMusic o Rhapsody, están vendiendo por miles temas a valor de uno por dólar. Un fenómeno similar se registra con los sonoros ringtones para los teléfonos celulares, un negocio sorprendentemente millonario. Hasta la gente de menores recursos no duda en gastar pulsos (es decir, dinero) en tonos que personalicen su teléfono.

Sin embargo, si se trata de información, no. Ahí se pone el grito en el cielo. ¿Cómo mi diario, el de todos los días, me va a cobrar por una nota periodística en Internet? La gente resiste, no piensa pagar ni un centavo en una nota vía Web.

Mientras tanto, los sitios de los diarios crecen y se hacen cada vez más populares. En algunos casos, entre ellos The New York Times, la cantidad de gente que lee el diario en forma online ya supera a los que compran la edición impresa. Definitivamente, los números no cierran.

Los diarios tradicionales, que invirtieron y siguen invirtiendo en su edición digital, mucho más por necesidad (de marca) que por convicción, se encuentran frente a la punta de un iceberg que podría llegar a derribar las sólidas estructuras sobre las que se basa su actual negocio periodístico. Lo saben, van directo al colapso, y algo tienen que hacer. En principio, buscar alternativas que convenzan al esquivo consumidor de noticias digitales de que llegó el momento de abrir su billetera.
Formatos en Internet
Lo que se viene es una reconfiguración de los medios periodísticos en Internet. Si quieren ganar dinero (tanto sea por suscripción como por anunciantes) lo que van a tener que hacer estos diarios es pensar el negocio de una manera distinta, similar a como lo hace hoy la televisión. Deberán apelar a la fórmula de los “formatos”, esquema que vincula el género (entretenimiento, periodístico, ficción, etc.) a un público determinado y a eventuales anunciantes para ese target.

Para dar un ejemplo, un “formato” probado y exitoso en la Web es --como se dijo-- el de los diarios económico-financieros, como The Wall Street Journal online. Allí hay un público que paga por un producto que le resulta, en este caso, útil. La noticia financiera sirve para tomar decisiones, e Internet puede transmitir esa información en tiempo real.

Pero además de útil, el contenido puede ser divertido, educativo, informativo, o cualquiera de esas, u otras cualidades en forma simultanea. El desafío será diseñar productos digitales para consumo de internautas específicos, que puedan resultar atractivos para ciertos anunciantes. Así funciona, a grosso modo, la televisión, y muy probablemente sea el esquema comercial que termine rigiendo a Internet.

En este contexto, ¿qué valor agregado le puede brindar un diario de interés general a su público? Habrá que apelar a la imaginación para pensar nuevos formatos. Por ejemplo, y a grandes trazos:
• La investigación periodística exclusiva. Tendría que contener información que no se pueda obtener en otro lugar. Elaborada en entregas por capítulos. Si bien es multitarget, puede incrementar el tráfico y el prestigio de un diario digital.
• Noticias de deportes, con alertas mutimedia como podría ser el video de los goles. Esto se podría vincular con el teléfono celular, y resultar muy rentable.
• Suplementos o micrositios para públicos muy específicos: fanáticos de los autos o de una determinada marca de auto, amantes de las mascotas, etc.

Estos son solo algunos ejemplos de los formatos que podrían surgir. El tiempo dirá. Por historia y por estructura, los diarios tradicionales están destinados a ocupar un lugar fundamental en esta carrera. Si se deciden, deberán levantar bien las antenas y sintonizar las demandas del público sentado frente al monitor. Un nuevo desafío que deberán afrontar editores y periodistas del mundo digital.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios