Marejadilla en la prensa nacional

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
No corren bueno tiempos para la prensa nacional donde, la mayor parte de los diarios pasan por momentos de cambios e inestabilidad. Si hace unos días se anunciaba la salida de José Sanclemente como consejero delegado del Grupo Zeta, posteriormente se ha hablado de las remodelaciones en el staff de cabeceras como "La Voz de Galicia" y "La Vanguardia" y parece que estos cambios no van a ser los únicos.
Algunos afirman Jesús Ceberio, director de "El País", ha anunciado ya su salida del diario que edita Prisa para después de las elecciones municipales y autonómicas, que se celebrarán en mayo de 2003. Para muchos esta salida, junto a los cambios en otras secciones del diario, como que Joaquín Estefanía ya no sea responsable de Opinión, son signos más que evidentes de la profunda remodelación que está llevando a cabo Prisa y que, según la mayoría de las apuestas, podría culminar con la salida de Juan Luis Cebrián e incluso del propio Polanco. Se cerraría así una etapa que comenzó con la creación del periódico, cuyos fundadores estarían pensando en dar el relevo.
Y si en "El País" el ambiente está caldeado, no lo está menos en su principal rival, "El Mundo", puesto que el diario de Pedro J. no pasa por buenos momentos. Las últimas cifras revelan unas pérdidas de 20 millones de euros, pese al aumento en un 45% de las tarifas publicitarias, lo que ha llevado a la adopción de medidas drásticas: las ediciones digital y dominical no funciona como cabría esperar, por lo que se ha producido una importante reducción de plantilla. Por otro lado, la inmersión en los medios audiovisuales tampoco ha arrojado los resultados esperados, por lo que, tras la ruptura del acuerdo con Onda Cero, también la división televisiva se está desmantelando; prueba de ello es que uno de sus máximos responsables, Melchor Miralles, ya ha vuelto a la redacción de Pradillo.
Ante esta situación, hay dos actitudes: los que intentan hacer leña del árbol caído y los que intentar salvar sus propios muebles antes de que se hunda definitivamente la nave. En el primer grupo está Juan Villalonga que en su última visita a España ha vuelto a mostrar su interés por entrar en alguno de los grupos mediáticos de nuestro país; en este caso, su mirada se ha dirigido tanto al grupo Zeta, y más concretamente, "El Periódico" como a un nuevo proyecto editorial de uno de los que intentan salvar los muebles: "El Universo", de Pedro J. Ramírez.
A propósito de este nuevo proyecto, que ya tiene nombre registrado el medio en Internet "La Estrella Digital" publica hoy un artículo sobre "El Universo" que, por su interés, reproducimos a continuación:

El Universo
En tiempos de globalización, los títulos ambiciosos tienen su razón de ser. De ahí que alguien en el entorno de El Mundo quiera registrar la cabecera de El Universo, por si las moscas italianas desean hacerse con el control del diario de Pedro J., por el encargo de alguien con vistas a una operación de mayor calado en torno al futuro multimedia Admira.
Multimedia que no tiene diario y que, en un tiempo no muy lejano, podría tener cuatro (El Mundo, La Razón, Marca y Expansión) si Saturno gira a la derecha y consigue poner en fila a los astros de la información. Reduciendo las estrellas a luceros y los planetas a los satélites de una ambiciosa operación política con salida a Bolsa incluida, como todo el mundo sabe y si la Bolsa no ha llegado a un crack como el de 1929 de aquí a primeros de año.
El proyecto de El Universo está anclado en el anterior modelo del salto de Diario 16 a El Mundo, con ayuda de Mario Conde (que aún sigue por ahí y por allá) y de Hachuel, que acaba de salir de Alcalá Meco, donde al parecer le perseguía con ahínco un preso saudí para quitarle el periódico. En aquella ocasión, el gran salto de Diario 16 a El Mundo se pudo llamar "Operación Casera", por el anuncio de la TV de "si no hay Casera nos vamos en tropel", y así ocurrió. Tuvieron motivos y les salió bien, pero ahora si hay motivos es porque emanan de un poderoso sector del Gobierno que no ha querido que Pedro J. lidere un multimedia y sí ha querido (vía Aragonés) que los Ansones (que son dos en uno) se hagan con RTVE y que se firme la paz digital con Polanco.
Para completar un gran multimedia con prensa, radio y televisión hace falta también, como diría el preso Hachuel, "la patita empresarial" internacional. Y todo indica que a Aznar no le gusta de socio el grupo Bertelsmann, por rojos y verdes, y que prefiere a Rupert Murdoch, que por eso lo invitó Agag a la boda imperial de El Escorial, a ver si desembarca en Madrid y Lisboa con su gran aparato mediático y su major de producción.
Hay otros empresarios que podrían aparecer por ahí, como Méndez Pozo y Lara (padrinos de Buruaga y Sánchez), que estuvieron en Radio España y que pululan en el entorno de Aznar y del PP (sin olvidar la sombra de don Floro, astuta y alargada como la de Belfegor, el fantasma del Louvre. El catalán Lara pesa mucho en La Razón, le quita sueño al ABC y le tiene el ojo echado y puesto en Recoletos, que está barato en Bolsa (como Prisa y Sogecable) y que ya no levanta pasiones en Marjorie Pearson.
Es curioso, Castellanos quiso hacerse con el control de Admira mareando al primo de Nieto y ahora da la impresión que anda desanimado y muy preocupado porque le pueden opar a él como se descuide. Y eso si su pasión por la intriga no deja al descubierto sus idas y venidas con los italianos por Madrid en pos del control de El Mundo. Ahora tenían una opción de otro 5%, que al parecer no ejercerán porque no da el control y está muy cara (a unos 1.500 de bellón).
El otoño mediático está convulso y anuncia para los próximos meses movidas por doquier. Es cierto que en todo esto hay mucha literatura y que lo que un día parece blanco al día siguiente será negro, y que no hay alianzas imposibles, como se ya ve en lo digital, una fusión que no es tan fácil como parece. Como se suele decir, El Mundo es un pañuelo y, si me apuran, El Universo también.
Lo de los medios es como la aldea global y Madrid un patio de vecindad como la Corrala, donde las noticias vienen y van a velocidad. ¿Y la liebre? Pues la liebre es una patera de papel que irá por delante abriendo camino; pero de esa liebre ya les contaré. De momento, con el dueto de Murdoch y Berlusconi ya tenemos bastante, y si no que se lo pregunten a los de El Correo, que no saben qué hacer con el italiano por aquí y el italiano por allá. Otro invitado de Agag en la boda de Aznar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios