El horizonte del periodismo

José Fonseca / Fuente: www. etcetera.com.mx

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
Se avecinan tiempos nublados para el ejercicio del periodismo, porque están desatadas las fuerzas políticas en una encarnizada lucha por el poder sin precedente.

En el siglo pasado se decía que la mitad del quehacer político se llevaba a cabo en los medios, hoy aquella premisa es un axioma.

A partir de este marzo, los medios serán arena, vehículo e instrumento de las contiendas políticas, con todas sus intrigas, maniobras y con todos los golpes sucios que intercambien los distintos actores políticos.

Habrán de precaverse en las redacciones de los medios impresos y electrónicos, para cumplir con su quehacer periodístico, sin caer en las trampas que les tenderán durante un proceso electoral que ya está en marcha.

Algunos, claro, no caerán en trampa alguna. A escondidas de sus lectores estarán dispuestos a desempeñar el rol de sicarios en favor de algún candidato o de alguna fuerza política. Otros dejarán de hacer periodismo para hacer activismo, lo cual no está mal, si se lo dicen a sus lectores, radioescuchas o televidentes.

Muchos probarán a ser imparciales. La imparcialidad no significa la ausencia de una política editorial en los medios electrónicos e impresos, pero sí compromete a hacer pública esa política.

La ética periodística obliga a hacer esas distinciones con toda claridad, como una obligación profesional ineludible.

El clima político está muy enrarecido. Posiblemente se enrarezca aún más. De ahí la responsabilidad de los medios de promover la tolerancia y la concordia y cerrarse a los mensajes del odio y el rencor.

Si en los medios no se cumple con esa responsabilidad profesional, lo que ahora son tiempos nublados pueden convertirse en tiempos tormentosos no para los medios, sino también para la nación.
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios