www.gacetadeprensa.com

El Gobierno niega que la reforma de radio beneficie a Prisa y acusa a Telecinco y Antena 3 de “mentir” sobre la TDT

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha pronunciado sobre la polémica que enfrenta a medios y Gobierno como consecuencia de los proyectos de reforma en materia de radio y televisión. Por una parte, niega que los límites de propiedad de emisoras de radio beneficie al grupo Prisa, por otra, desde el Ejecutivo se acusa a las cadenas privadas de manipulación y mentiras para dar al traste con la reforma sobre TDT.
El presidente del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero ha hablado alto y claro sobre la reforma mediática emprendida por el Gobierno en declaraciones a la emisora capitaneada por Luis del Olmo, Punto Radio. Ante la pregunta del periodista sobre la reforma legal que permitirá a un mismo operador ser titular del 50% de concesiones en un mismo ámbito de cobertura con un límite de cinco frecuencias, el presidente del Gobierno dijo que "resuelve un problema que lleva años pendiente, y que nadie había resuelto, porque las dificultades objetivas de aplicación de una sentencia" y señaló que “en absoluto”, el Gobierno esté en deuda con el Grupo Prisa, ante una pregunta explícita de Del Olmo.

Zapatero se refería a la no ejecución de la sentencia del Supremo de 2000 que obligaba a deshacer la fusión de emisoras de la antigua Antena 3 con las de la SER, y negó que esto beneficiase a la SER sino que se hizo para "arreglar un problema" y hacer "algo razonable".

Por otra parte, el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Francisco Ros ha remitido una carta a las televisiones privadas ante la polémica surgida a raíz del comunicado de Antena 3 y Telecinco en las que afirmaban que no habían dado su aprobación al proyecto de ley para impulsar la Televisión Digital Terrestre (TDT).

La intención de la carta es contestar a “las afirmaciones, las imprecisiones y los errores de considerable gravedad” de la misiva escrita por los consejeros delegados de ambas cadenas, Maurizio Carlotti, y Paolo Vasile. En la misiva, Ros mostró su comprensión ante el hecho de que “las dos compañías que ustedes representan sientan inquietud ante el hecho de que sus opiniones no coincidan con la mayoría de los agentes representativos del sector”, pero aseguró que “este temor no les autoriza a tergiversar los hechos ni a realizar manifestaciones faltas de fundamento, imprecisiones y errores de considerable gravedad”.

Solicita asimismo que las mencionadas televisiones “recojan y difundan estas precisiones en los medios de comunicaciones que representan y demuestren así que el derecho constitucional de los ciudadanos a recibir información veraz prevalece sobre los intereses legítimos de sus accionistas”.

Por su parte, las privadas han respondido que el Gobierno “oculta con artificios jurídicos” los motivos por los que el sector está en contra de estas nuevas medidas. En su nota, aseguran que es “absolutamente falso” que carezcan de representantes en el Consejo Asesor de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información (CATSI) y que en la reunión del pasado 30 de enero, Carmen Rodríguez, en representación de las privadas, se opuso “verbalmente y por escrito” al citado anteproyecto.

De hecho tal y como publicó “Gaceta de Prensa” el propio Carlotti se quejaba en una entrevista concedida al diario “ABC” de “para el Gobierno cinco operadores nacionales de TV son pocos, pero admite que una sola radio (la Cadena Ser) pueda tener más frecuencias que todas las demás; Zapatero prometió una cosa y ha hecho otra; es legítimo que me sienta engañado”, confesó. "En España hemos vivido y vivimos una situación singular. Somos el único país en el que las televisiones públicas tienen la misma capacidad para vender publicidad que las empresas privadas del sector", indicó Carlotti, quien se quejó de que "esto ha producido una depresión del mercado de la publicidad con prácticas de competencia desleal en régimen casi de dumping por parte de las públicas, y no sólo de la estatal".

Tanto Antena 3 como Telecinco precisan que el proyecto no incorpora “sugerencias”, sino que “tardía y ocultamente” incluye la modificación de la legislación vigente sobre radio, con el fin de permitir que un único operador controle la mitad del espacio radiofónico. Añaden que el Ministerio “vuelve a mentir” cuando dice que el proyecto incorpora sugerencias de las dos cadenas sobre el máximo de televisiones digitales públicas, ya que su propuesta fue mantener el límite en una y no en dos, como finalmente se decidió.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios