www.gacetadeprensa.com

Uno de los fundadores de “El Mundo” abandona el periódico tras las divergencias con Pedro. J Ramírez

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
Alfonso Rojo fue uno de los creadores de 'El Mundo' tras la salida de Pedro J. de 'Diario 16'
Alfonso Rojo fue uno de los creadores de "El Mundo" tras la salida de Pedro J. de "Diario 16"
El periodista Alfonso Rojo, uno de los fundadores del periódico, abandonará sus filas
después de 16 años de trabajo, tras meses de negociaciones con el actual director del rotativo. Finalmente se ha llegado a un acuerdo económico por el que cobrará medio millón de euros sin despidos de por medio. Las diferencias comenzaron tras la participación de Rojo en ciertas tertulias de radio y televisión sin previo permiso expreso del periódico
Los buenos resultados económicos y de audiencia registrados por el periódico “El Mundo” recientemente, se han visto empañados por la polémica que enfrenta a uno de sus fundadores, el periodista Alfonso Rojo, y el director del rotativo Pedro J. Ramírez.

Todo empezó por la participación de Rojo en ciertas tertulias de radio y televisión, que según el reglamento del periódico, debían contar con la autorización expresa de la empresa. Algo que no gustó demasiado a los directivos del mismo que remitieron dos burofax al periodista advirtiéndole de la situación. Sin embargo, el que fuera uno de sus fundadores con más de 16 años en la redacción del rotativo, no lo veía así y se negó. Rojo, el más antiguo contertulio de Luis del Olmo, alegó la ausencia de una cláusula de exclusividad en su contrato y la falta de competencia directa con “El Mundo” de los medios en los que colabora, pero la empresa consideró la negativa “falta de indisciplina de la máxima gravedad”.

Rojo envió una carta al director de “El Mundo” con el deseo de que se publicara, algo que por el momento no ha sucedido. “Tres décadas como corresponsal de guerra me han curtido un poco, pero sigo siendo algo sentimental y me queda un ligero sabor amargo en la boca. No porque vaya a echar en falta el "olor de las linotipias" o el "chute de los cierres", ya que he pasado el 90% de los últimos años en desiertos afganos o callejuelas y bazares de Bagdad. Contar la historia en vivo, como testigo directo, es un privilegio que compensa con creces los incordios, los engorros, los horarios y las pequeñas miserias del ejercicio cotidiano de esta profesión”, afirmaba en la misiva. “El origen de esa pizca de amargura estriba en que la ruptura de mi relación con “El Mundo” viene de la negativa a aceptar que el director tenga derecho a decidir qué, cómo, cuándo y dónde opinan, dicen o expresan sus ideas en público los miembros de la plantilla”.

Además se dirige directamente a Pedro J. Ramírez: “El pasado 20 de septiembre recibí con sorpresa un burofax --¿no hubieras podido llamarme por teléfono?- requiriéndome que te presentase una solicitud de autorización para participar en cualquier tertulia radiofónica. Me advertías de que mi negativa se consideraría "falta de indisciplina de la máxima gravedad"(…) “No se puede alterar caprichosamente el estatus laboral de un trabajador; y que el director, por muy relevante que sea en el periódico, no puede vulnerar el derecho a la libertad de expresión, poniendo cortapisas, controles o filtros a lo que un periodista quiera o pueda opinar(…). En esos días quitaste mi nombre de la mancheta del periódico, donde había estado durante 15 años. Esa "desaparición" me inquietó menos que el hecho de llevar seis meses -desde mi vuelta de Irak en julio- sin poder publicar en las páginas de ‘El Mundo’”. “Si hiciera en la vida lo que me conviene, no sería yo. Claudicar, siendo periodista y defensor a ultranza del derecho de todo ciudadano a opinar libremente, me hubiera imposibilitado mirarme sin sonrojo en el espejo por las mañanas”, concluye la misiva.

Por su parte, el actual director, Pedro J. Ramírez, alegó que desconocía la existencia de los burofax, que según el directivo, ‘fueron redactados y firmados por el Departamento de Personal de Unedisa de acuerdo con los criterios de quienes tienen la responsabilidad de gestionar la compañía’.

’Pretender convertir tu negativa a seguir las normas que, en materia de colaboraciones en otros medios, afectan a todos los periodistas de Unedisa con dedicación exclusiva en sus contratos en una cuestión de libertad de expresión, es desde luego falsificar el mensaje. Yo no he "vulnerado" ningún "derecho" tuyo –real o ficticio-, entre otras razones, porque ni siquiera nos has dado la oportunidad a los miembros de la Comisión de Colaboraciones que todos los años examina las solicitudes de cualquier integrante de la plantilla –sea redactor o vicedirector- de tomar una decisión respecto a la tuya’(…). ‘Espero que el tiempo sólo preserve, sin embargo, los buenos recuerdos del pasado y que tu seas capaz de encauzar tu talento de forma más constructiva y responsable a como venías haciéndolo en los últimos años en “El Mundo”, concluye el escrito.

Ahora ambas partes han llegado a un acuerdo por el que Alfonso Rojo recibirá medio millón de euros en concepto de indemnización, evitando una guerra de intereses en los tribunales, y está previsto que abandone la Redacción el próximo 27 de diciembre.

Aparte de otras colaboraciones, en la actualidad Rojo participaba por la mañana en las tertulias de Punto Radio, con Luis del Olmo, con el que lleva colaborando desde hace años, y por la noche en las de Radio Nacional, en el programa de Fermín Bocos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios