www.gacetadeprensa.com

Un periodista de “Time” se libra de 18 meses de cárcel por desacato

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
La revista se libra del pago de 1.000 euros y el reportero de tres años de cárcel
La revista se libra del pago de 1.000 euros y el reportero de tres años de cárcel
Matthew Cooper ha sido absuelto de la condena tras la declaración de una de sus fuentes a su favor en el caso de la filtración de la identidad de una agente secreta de la CIA. El reportero y la revista fueron condenados por publicar que fuentes del Gobierno habían revelado a la prensa el nombre de la agente, a pesar de que tres días antes había aparecido en "The Washington Post". La sanción de 1.000 euros y la condena de tres años de prisión han sido anuladas tras la liberación del compromiso de fidelidad entre el periodista y su fuente
Un juez federal estadounidense ha decidido anular la sentencia que condenaba al periodista Matthew Cooper y a la revista “Times” por desacato a una multa de 1.000 euros y 18 meses de prisión. El motivo ha sido la declaración a favor del reportero de la fuente que le proporcionó la información motivo de la polémica, Lewis Libby, el jefe de gabinete del vicepresidente de EEUU, Dick Cheney, quien ha levantado su compromiso de confidencialidad. Periodista y medio se negaron a declarar sus fuentes en el juicio por el caso Plame, agente de seguridad de la CIA, cuya identidad fue revelada por la prensa.

Los hechos sucedieron con el reportaje de Cooper en el que se decía que fuentes del Gobierno habían revelado a la prensa la identidad de la agente, información que el columnista Robert Novak había publicado tres días antes en el diario "The Washington Post".

La identidad de la agente se hizo pública después de que su esposo, el ex embajador Joseph Wilson, publicara una columna en el rotativo "The New York Times" dónde se decía que el presidente Bush había utilizado información falsa al afirmar la supuesta compra de Uranio en África por parte de Saddam con las que habría fabricado las supuestas armas nucleares que tanto han dado que hablar y que aún hoy siguen sin aparecer.

Según la legislación americana la revelación voluntaria del nombre de un agente de inteligencia está considerada como delito federal, por lo que el pasado mes de diciembre se creó una sala especial, presidida por el fiscal Fitzgerald, para investigar quien había conseguido la filtración.

Con esta nueva decisión, Cooper y su revista se libran de la condena de al menos 18 meses de prisión para el primero y de mil dólares de multa para la segunda. El debate sobre libertad de expresión y medios de comunicación está servido. Asociaciones y profesionales han manifestado su desacuerdo contra las acusaciones de desacato, que al igual que la de Cooper, se están desarrollando en Estados Unidos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+
0 comentarios