www.gacetadeprensa.com

Abellán responde una a una a las acusaciones del EGM

Periodista Digital

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
La guerra de las audiencias entra en una nueva fase alentada por la investigación realizada por José Antonio Abellán desde su cuartel general de la COPE. Desde el otro lado del frente, el AMIC, responsable del Estudio General de Medios, contraataca acusando a Abellán de inflar los resultados de su propio programa, El Tirachinas.
Según publica hoy ABC en la sección de Comunicación, el director de deportes de la emisora de la Conferencia Episcopal se defiende de los ataques de Calos Lozano, presidente ejecutivo del AMIC, según el cual

Lejos de comprobar los datos ha preferido recurrir al insulto y a la descalificación como instrumento para ocultar o tender una cortina de humo sobre lo que realmente importa: que los mecanismos de control de las encuestas del EGM no funcionan y que, por ello, los datos que ofrecen no reflejan la realidad.

Abellán justifica la infiltración de entrevistadores (que califica de trabajo de investigación) por las “sospechas fundamentadas” de que el rigor no existía en el EGM.

El rigor y buen hacer necesario no existe ni en la selección del personal, ni en su formación, ni en el cumplimiento de los criterios del público a encuestar, ni en la completa terminación de los cuestionarios, ni en la comprobación de que los datos que facilitan los encuestadores se corresponda con la realidad, ni siquiera respecto de la certeza de que la encuesta se hubiere realizado. Tampoco existe rigor alguno en cuanto a los mecanismos de verificación.

El pulso del verdadero o falso... oyente

La canción de Ricardo Arjona “tu me dices, yo te digo y así empieza nuestra guerra cotidiana” resume el momento que vive el conflicto entre el periodista José Antonio Abellán y el EGM.

Libertad Digital reproduce en su edición de hoy las acusaciones del AMIC al director de Deportes de la COPE, recogidas en su informe “Las falsedades de José Antonio Abellán”, acompañadas por las respuestas de este periodista a las acusaciones. Aquí reproducimos esta conversación poco convencional:

AIMC: Las entrevistas duran dos horas. Sin embargo, aseguran, el control informático de las entrevistas demuestran que estas duran en promedio media hora.

Abellán: Si se realizan bien y completas, formulando todas y cada una de las preguntas que designa el ordenador, es materialmente imposible realizarlas en menos de una hora.

Efectivamente, finalmente se realizan en menos tiempo porque, como ha demostrado la investigación, la gran mayoría no se hacen completas. Que el control informático de las entrevistas demuestren que duran media hora de promedio no hace más que confirmar nuestra denuncia.

De todas formas, les reto a que intenten realizar en público una encuesta completa con cronómetro en mano a cualquier señor o señora. Además el sistema es vulnerable.

AIMC: Según Abellán, las preguntas de consumo representan el peso fundamental del cuestionario, cuando en realidad sólo representan el 30% del tiempo de entrevista.

Abellán: La trascripción de un modelo de encuesta demuestra que de 163 preguntas recogidas, desde la 81 hasta el final, pertenecen a consumo del medio exterior, equipamiento del hogar, consumo y estilos de vida.

De la 4 a la 80 está destinada a lo que ustedes llaman ‘medios’, término discutible porque engloban como un todo a los periódicos (7 preguntas), suplementos (6), revistas (6), cine (8), radio (6), televisión (24) e Internet (20), o porque combinan preguntas de audiencia con, por ejemplo, el tamaño del aparato de televisión que se tiene en casa. Si sus porcentajes no coinciden es porque, como hemos demostrado en la investigación, la parte final de la encuesta, la de consumo, prácticamente nadie la completa. Además el sistema es vulnerable.

AIMC: El señor Abellán asegura el miércoles 8 de Marzo en “La Linterna” que la investigación había acabado dos viernes atrás -hacía 8 o 10 días-, pero la AIMC tiene constancia de entrevistas hechas por “entrevistadores fraudulentos” correspondientes al lunes 6 de marzo, tan solo dos días antes de estas declaraciones.

Abellán: El lunes 20 de febrero, ante toda la redacción de deportes y en un conocido restaurante madrileño (Casa Juan), anuncié que el trabajo de investigación iniciado en septiembre de 2005 había concluido con éxito y que se pasaba a reincorporar paulatinamente a nuestros redactores a sus anteriores puestos de trabajo.

Los resultados de la investigación ya los teníamos, se trataba desde entonces de terminar lo que técnicamente llaman ‘recuperaciones’, ya asignadas, y salir de las empresas con naturalidad tal y como habíamos entrado. Además el sistema es vulnerable.

AIMC: El señor Abellán mantiene que el Grupo Prisa participa en el capital de AIMC, pero lo cierto es que la AIMC no es una Sociedad, sino una Asociación de la que forma parte la COPE, entre otros más de 160 asociados.

Abellán: Jamás he dicho nada parecido

AIMC: Según José Antonio Abellán, los sistemas de control de AIMC son nulos pero, no obstante, la Asociación ha conseguido detectar las irregularidades.

Abellán: AIMC miente. La Asociación no ha conseguido detectar las irregularidades. Se las enseñamos nosotros mismos la mañana del 8 de marzo, cuando el presidente de AIMC, señor José Lorenzo Ruiz, visitó los despachos de la COPE. Entonces, como luego informaría por la tarde a su Junta Directiva, sólo conocía la existencia de unos cuantos infiltrados y sólo a raíz de una llamada anónima efectuada el 22 de febrero, a la que no hacen caso.

Hasta que posteriormente, el 26, una segunda llamada, ya no anónima, les facilita el nombre y el apellido de nuestros redactores. O mienten ahora o mintieron entonces en su propia Junta Extraordinaria. Además el sistema es vulnerable.

AIMC: El señor Abellán asegura que la “máquina es la que manda”, y que “te dirige a la puerta en la tienes que hacer la entrevista, pero si no hay nadie tienes que esperar hasta dar con la persona”. Además de no ser cierto, esta declaración carece de toda lógica, ya que nadie se queda a la espera. Simplemente se continúa con el proceso de la ruta.

Abellán: Efectivamente. Si una vez comenzado el trabajo, a partir de las once de la mañana, los encuestadores llamaban al domicilio seleccionado y no había nadie, tendrían que repetir visita a partir de las cuatro de la tarde, nunca antes. Sólo ante una respuesta negativa del encuestado seleccionado, el ordenador permite hacer barrido. Es decir, ya no sólo es que el sistema es vulnerable. Es que ustedes ni siquiera lo conocen.

AIMC: El señor Abellán confirma su manipulación, pero asegura que las audiencias infladas han sido la de otras cadenas y no la suya propia. No obstante, los datos recogen aumentos significativos en las audiencias de Abellán en las encuestas manipuladas.

Abellán: Lo que digo es que de qué valdría mejorar significativamente nuestras audiencias si el compromiso, registrado ante notario en acta de 25 de enero, es el de hacer público los resultados de nuestra investigación 15 días después de concluir la primera oleada del EGM de 2006, es decir, como muy tarde el 17 de Marzo. Y los resultados del EGM, sin embargo, se iban a hacer públicos el 18 de abril. Sólo un mendrugo sería capaz de pensar que después de haber publicado la investigación, yo esperara: Que los datos se publicaran.

Que los datos de un mes más tarde me fueran favorables. Además el sistema es vulnerable.

AIMC: El señor Abellán asegura que cuando un entrevistador acude a una casa de “camas calientes” de 23 personas, y quiere incluir a todos, el ordenador se bloquea. Esto no es así, el ordenador, sólo permite la inclusión de doce individuos en un hogar. En el año 2005, sobre 43.837 entrevistas sólo una correspondía a un hogar de doce o más miembros.

Abellán: Tiene razón. El ordenador no le da salida posible al encuestador cuando se encuentra ante un hogar con 23 inquilinos. ¿Entonces que hacen? ¿Decir que viven menos para que el ordenador le acepte seguir en ese hogar? Luego el sistema sería vulnerable.

AIMC: José Antonio Abellán informa de que el cuestionario suma más de 100 folios. Este hecho es totalmente falso, ya que es un producto informático, los entrevistadores no lo tienen en papel. Existe la trascripción del cuestionario para que todos los asociados (incluida COPE) conozcan la formulación de las preguntas.

Abellán: Llevamos hablando todo el rato del ordenador, lo hemos manejado durante los últimos cinco meses, ¿y ahora me hablan de papel? El cuestionario es enorme. Casi 200 preguntas. Algunas de ellas interminables. Y en el proceso aparecen innumerables pantallas diferentes, no sé si cien. Además el sistema es vulnerable.

AIMC: El señor Abellán informa de que de las primeras 1.000 encuestas, se les rechazaron siete de ellas, y por defectos de forma. A uno de los entrevistadores infiltrados de su equipo se le han anulado, siguiendo los procedimientos habituales de control, más de 4 rutas (27 entrevistas). A partir de un determinado momento AIMC dio instrucciones a los institutos de no “tocar” a los entrevistadores sospechosos, con el fin de continuar con las investigaciones.

Abellán: ¿Se acuerdan ustedes desde cuándo llevamos haciendo nuestra investigación? ¿Cuántas encuestas detectaron sus procedimientos habituales de control en la última oleada de 2005? Además esta afirmación demuestra que los directivos de AIMC ni saben lo que es una ruta: 4 rutas son 24 encuestas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

+

0 comentarios