China y Rusia endurecen las condiciones para los periodistas

Prnoticias.com

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:37h
Reporteros sin Fronteras publica su libertad de prensa 2006 de la libertad de prensa en que pocas cosas cambian. Mientras que los Estados más represivos siguen siendo los mismos, algunos países en desarrollo se deslizan hasta la cabeza de la clasificación.
Corea del Norte, Eritrea, Turkmenistán, Cuba, Birmania y China siguen perfilándose como los más represivos con los periodistas, aunque Francia, EEUU, Japón y Rusia siguen perdiendo puestos. Las caricaturas de Mahoma y la muerte de Anna Politkovskaya, en nada han ayudado en mejorar la posición global de los periodistas



El trío infernal de la libertad de expresión está formado por Corea del Norte, que ocupa el lugar 168 del ranking; Turkmenistán (167) y Eritrea, en la posición 166, que han endurecido aun más el tono. La muerte por torturas, en la cárcel, de la periodista turcomana Ogoulsapar Mouradova ha demostrado que el presidente vitalicio, Separmourad Niazov, puede usar una violencia extrema con quienes se atreven a criticarle.



No obstante, todos los años hay nuevos países del hemisferio Sur que ganan puestos y se colocan delante de algunos Estados europeos, o de Estados Unidos. ‘Es una buena noticia que, una vez más, demuestra que incluso siendo pobres hay países que pueden mostrarse muy respetuosos con la libertad de expresión’, señala la organización.



Los países del Norte de Europa siguen liderando esta carrera de la libertad de expresión. En Finlandia, Irlanda, Islandia y Holanda, primeros ex aequo de la clasificación, no se ha registrado ningún caso de censura, amenaza, intimidación o represalia física. Los primeros quince países de la clasificación son miembros de la Unión Europea, con excepción de Suiza (8) y Noruega (6).



Polonia (58) ha visto un renacimiento de la censura y sigue siendo el peor alumnos de la Europa de los 25, donde existe una fuerte voluntad de control por parte de las autoridades conservadoras. Rumania (también en el puesto 58) forma parte de esta dinámica oriental, aunque cuenta con una buena influencia por su ingreso a la UE. Alemania (23) debe su relativo descenso en la clasificación a una sucesión de incidentes, mientras que Italia (40) se ha sentido la salida del ‘período Berlusconi’ y ha tenido una ligera remontada.



Sin embargo, RSF ha desatado la voz de alarma en Estados Unidos, Francia y Japón. Uno de los hundimientos en la lista más preocupantes es el de Estados Unidos (53), que ha perdido nueve puestos en relación con el año pasado. Se ha deteriorado netamente la atmósfera entre la prensa y la administración del presidente George W. Bush desde que, invocando la seguridad nacional, considera sospechoso a cualquier periodista que cuestione su ‘guerra contra el terrorismo’.



Francia (35) pierde cinco puesto desde el año pasado, y veinticuatro en cinco años debido a la multiplicación de registros en medios de comunicación y el sometimiento a examen de algunos periodistas. El otoño de 2005 fue particularmente difícil para los profesionales franceses ya que varios fueron agredidos o amenazados durante el conflicto sindical provocado por la nacionalización de la SNCM en Córcega y durante las violentas manifestaciones en los suburbios franceses, en noviembre.



El restrictivo sistema de los clubes de prensa (kisha clubs) y el aumento del nacionalismo amenazan a algunos de los logros de la democracia, y hacen retroceder a Japón (51) catorce puestos. El periódico Nihon Keizai sufrió un atentado, y varios periodistas fueron agredidos por grupúsculos de extrema derecha (uyoku).
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.